Roma

Roma

S. Suzanne Allard, sav

 

En Roma… tras las huellas del Padre Prévost

Queridos amigos de Betania,

Como sabéis (ver reseña de septiembre-octubre de 2016), actualmente estoy trabajando en la redacción de la “Positio”, documento que pretende poner de relieve las virtudes heroicas ejercidas por el Padre Prévost durante su vida y cuyo reconocimiento conducirá a el título de Venerable.

Realizo este trabajo bajo la dirección de un teólogo polaco, el padre Stanislas Joseph Kijas, franciscano conventual, responsable de la Causa en su fase romana. Lo que me lleva a realizar viajes periódicos a Roma para conocerlo. Así me encontré en Roma el pasado mes de noviembre. Mientras realizaba mi trabajo, me vino la inspiración de seguir los pasos del Padre Prévost, según los períodos de su vida en los que vivió en Roma.

 

Padre Estanislao José Kijas,
responsable de la Causa en su fase romana.

 

El padre Prévost sentía un especial cariño por Roma, ya que era el lugar de sus estudios de filosofía y de teología, pero también y sobre todo el lugar de su ordenación sacerdotal. Por otra parte, valoró Roma como centro del cristianismo y la presencia del Santo Padre. Sabemos que mantuvo estrechos vínculos con cinco de ellos, a lo largo de su vida, principalmente con León XIII, que aprobó su proyecto fundacional, y con el que sería San Pío X.

Por eso, con emoción realicé esta peregrinación durante los raros días de noviembre en los que el sol iluminaba el paisaje romano. ¡Debes saber que en Roma noviembre es la temporada de lluvias!

Así que venid conmigo, hace buen tiempo… ¡sigamos los pasos del Padre Prévost!

 

 

PRIMERA ETAPA
La Pontificia Universidad Gregoriana del Colegio Romano.
Lugar de sus estudios con miras a su ordenación sacerdotal

Inaugurado en 1584, el Colegio Romano fue fundado por Ignacio de Loyola para la formación de jesuitas y jóvenes de familias importantes de la época, siguiendo el modelo del Collège du Roi de París. Posteriormente, fue erigida como Universidad Pontificia por el Papa Gregorio XIII. El 4 de diciembre de 1873, por decisión del Papa Pío IX, la universidad jesuita tomó el nombre de la Pontificia Universidad Gregoriana del Colegio Romano.

A lo largo de los acontecimientos políticos y religiosos, el Colegio Romano cambiará de edificios y ubicaciones geográficas. En tiempos del padre Prévost estaba en el edificio que hoy se llama Colegio Bellarmino, en via del Seminario.

De 1883 a 1886, el padre Prévost recibió una sólida formación de los jesuitas que desarrollaron en él el hábito de pensar correctamente, de razonar rectamente, de poner claridad y orden en todo. Obtuvo brillantemente su doctorado en filosofía.

Bien acampados en la Piazza del Collegio Romano, recordemos este feliz tiempo de estudio al que el Padre Prévost
“se entregó de todo corazón, porque en ese momento, su santidad estaba allí”!

 

El Colegio Romano.

 

 

ETAPA DEUXIÈME
La Basílica de San Juan de Letrán, madre de todas las iglesias.
Lugar de su ordenación sacerdotal

Construida alrededor del año 320 por el emperador Constantino, la Basílica de San Juan de Letrán es la catedral del Papa. Es la primera en fecha y dignidad de todas las iglesias del mundo.

 

La Basílica de San Juan de Letrán.

 

Elegí ir a esta basílica el 9 de noviembre, día de la gran celebración de su dedicación. ¡La advocación nos permite celebrar, en comunión con la comunidad de creyentes de todo el mundo, al sucesor de San Pedro, y dar gracias al Señor por el gran favor de hacer su hogar en nosotros!

No es de extrañar que esta basílica fuera elegida para la ordenación sacerdotal del padre Prévost el 4 de junio de 1887. ¡Este día quedará grabado en su alma para siempre! ¡Cuántas gracias recibidas!

Feliz de estar presente en esta hermosa celebración, agradecí al Señor por todas las gracias que concedió ese día al Padre Prévost. También oré por el Papa Francisco y por todos los sacerdotes del mundo.

Entonces, es tu turno, pasa… tómate un momento de oración…

 

Vista interior de la Basílica de San Juan de Letrán.

 

 

ETAPA TROISIÈME
Iglesia de Saint-Claude, lugar de su primera misa

El día después de su ordenación, el padre Prévost celebró su primera misa en la iglesia de Saint-Claude. Me preguntaba por qué el Padre había celebrado su primera misa en esta iglesia. Entendí todo cuando llegué frente a la iglesia y leí esta inscripción:

 

Inscripción indicativa a la entrada de la iglesia de Saint-Claude.

 

¡Era por tanto la iglesia de su comunidad, los Padres del Santísimo Sacramento!

¡Conmovido, entré! En el mayor silencio, el Santísimo Sacramento fue expuesto a la adoración de los fieles. Uní su oración al recuerdo en mi corazón de este momento importante en la vida del Padre Prévost.

Tomemos un momento de silencio ante este gran misterio de la Eucaristía tan querido en el corazón del Padre Prévost...

Luego vi a la derecha un altar encima del cual estaba colocada una reliquia del cuerpo de San Pedro-Julien Eymard, fundador de la Congregación del Santísimo Sacramento. Fue suficiente para ponerme de rodillas y suplicar su bendición. ¡El Padre Prévost siempre tuvo una gran veneración por el Padre Eymard!

 

Relicario del padre Julien-Eymard.

 

 

PASO CUATRO
El Vaticano y la Basílica de San Pedro.
Lugares de encuentro decisivos para el Padre Prévost

Cuando era un joven estudiante en Roma, el padre Prévost iba a menudo a rezar a la basílica de San Pedro sin sospechar que algún día se encontraría en persona con el Santo Padre, y no sólo con uno, sino con cuatro de los cinco Papas que fueron los sucesores de Pierre a lo largo de su vida.

El más decisivo de estos encuentros fue el del 17 de febrero de 1901 con el Papa León XIII quien, mediante un Rescripto firmado el 11 de febrero, aprobó su proyecto para la fundación de dos congregaciones: la Fraternidad Sacerdotal y las Oblatas del Santísimo Sacramento (más tarde Oblatas de Betania). ¡Este gran día quedará para el Fundador como el de “un Pentecostés radiante”!

Después de la muerte de León XIII, sus sucesores continuaron apoyando al padre Prévost y sus obras sacerdotales: el mismo Pío X pagó la casa que le pidió que fundara en Roma y lo animó a fundar una segunda; Benedicto XV velará por su protección en tiempos difíciles; Pío XI le pidió que escribiera un volumen sobre la vocación sacerdotal. Finalmente, si la guerra mundial impide al padre Prévost encontrarse con Pío XII, lo animará y lo bendecirá en el atardecer de su vida.

Por eso, siguiendo los pasos del padre Prévost, quería agradecer a cada uno de estos Papas que depositaron en él su confianza y protección. Estando sus tumbas dentro o debajo de la Basílica de San Pedro, fui de una tumba a otra y me tomé un momento con cada uno de estos papas para agradecerles y pedirles su protección para las monjas y monjes que continúan hoy la misión del Padre Prévost.

Aquí están en orden cronológico, ¿qué les cuentas?

 

León XIII

 

Pío X

 

Benedicto XV

 

Pío XI

 

Pío XII

 

 

PASO QUINTO
El Cenáculo de Santa Teresa de Jesús: primer Cenáculo de Roma (1904)

En 1904, el padre Prévost recibió del Papa Pío X la misión de fundar una casa en Roma y acordó costearla. Providencialmente, los canónigos de Saint-Jean-de-Latran desean vender su convento y su capilla. El contrato se firmó el 15 de diciembre de 1904 y el Cenáculo se inauguró el 5 de octubre de 1905.

Sin demora, el Cenáculo comenzó a acoger no sólo a los sacerdotes de paso, sino también a los sacerdotes que se encontraban en grandes dificultades en su vida personal.

Desafortunadamente, no queda ningún recuerdo físico de esta casa originalmente ubicada en el número 12 de la calle San Martino al Macao (hoy calle San Martino della Battaglia). Aunque recorrí esta calle más de una vez, no quedó rastro del convento y de la capilla. La amplia calle de antaño, bordeada de árboles y grandes jardines, ha dado paso a la Roma moderna. Una foto antigua te da una idea.

 

El Cenáculo Santa Teresa de Jesús.

 

Aunque la casa ya no exista, la obra de caridad sacerdotal realizada en este lugar permanece eternamente. Lo dice san Pablo en la primera carta a los Corintios, capítulo 13, versículo 8: La caridad nunca pasa.

 

 

SEXTO Y ÚLTIMO PASO
El Cenáculo de la Santa Faz, Monte Mario: segundo Cenáculo de Roma (1907)

El Padre Prévost tenía el deseo de establecer un hogar sacerdotal fuera de Roma para sacerdotes ancianos, enfermos o débiles. Su deseo coincidió con el del Papa Pío X. Lo que estaba previsto por ambas partes era la compra de una gran propiedad situada en el punto más alto de Monte Mario. Diez hectáreas de terreno, en parte plantadas de viñas y mil árboles frutales, con vistas a Roma y al campo circundante. El precio de esta propiedad era muy alto. Sin embargo, gracias a la incomparable ayuda de la Providencia, la propiedad fue comprada y pagada en su totalidad el 31 de enero de 1907. Cuando el Padre Prévost contó al Santo Padre la maravillosa historia de la ayuda de la Providencia, Pío X quedó asombrado y repetía: pagar por todo?

Entiendes que no podía esperar a ver en qué se había convertido esta hermosa propiedad. Con la dirección de la casa, una búsqueda en internet me permitió ver que se había convertido en residencia turística bajo el nombre de Villa Tre Colli.

 

Villa Tre Colli.

 

En una hermosa tarde soleada, partí. Monte Mario ahora forma parte de la ciudad de Roma y se puede llegar en autobús. A más de una hora de viaje desde mi residencia. Al llegar, exploro los alrededores, obtengo información y finalmente encuentro la entrada a la propiedad. Sí, así es... un gran camino arbolado conduce a la residencia, rodeado por un hermoso parque. Sigo adelante… ¡asombrada!

Camino lentamente por el sendero y descubro una vegetación exuberante y los vestigios de una vida que sin duda permitió a los sacerdotes acogidos en este lugar renovar fuerzas mientras disfrutaban de tan hermosa naturaleza. Me atrevo a entrar al pabellón central y el jardinero me dice que la residencia ahora es un “condominio”. ¡Qué transformaciones desde 1907! Una propiedad tan hermosa no podría ser destruida por la modernidad. Estuvo abierto a los sacerdotes desde 1906 hasta 1965, ¡casi 60 años!

 

¡Admira conmigo esta hermosa finca, lugar de tanta dedicación a los sacerdotes vulnerables!

Caminemos en silencio por los pasillos... Respiremos este aroma de caridad impregnado de esta hermosa naturaleza. y que le confiere una suavidad incomparable...

¡Demos gracias al Señor por haber puesto en el corazón del padre Prévost tal fuego de amor por sus sacerdotes! Demos gracias por este carisma que vive hoy en sus dos familias religiosas y personas asociadas.

 

Queridos amigos de Betania, aquí terminó mi peregrinación. ¡Fue una hermosa y buena experiencia! Te agradezco por acompañarme en el pensamiento, el corazón y la oración, mientras leo este artículo.

¡Me queda pedir vuestra oración por este gran trabajo de redacción de la Positio que estoy realizando actualmente! Necesito la fuerza y ​​la luz del Espíritu Santo para realizar esta importante labor para la Causa de beatificación y canonización del Padre Prévost. ¡Te agradezco de antemano esto!

 

 

Frascati

En las revistas de marzo y junio de 2017, leísteis la historia de mi peregrinación tras las huellas del padre Prévost en Roma. Incluso os invité a hacerlo conmigo en pensamiento y oración.

Vuelvo aquí con vosotros con la misma invitación a otra peregrinación tras las huellas del padre Prévost, esta vez fuera de Roma, más precisamente a Frascati, una pequeña ciudad situada al sur de Roma. Este fue el lugar elegido en 1901 por el Padre Prévost para redactar las Constituciones de las dos comunidades que acababa de fundar. ¡Entiendes la importancia de este lugar!

¿Estás listo? Invoquemos al Espíritu... ¡y vámonos! Esta vez tenemos que coger el tren porque Frascati está a unos 30 kilómetros de Roma. El tren es agradable y durante los 30 minutos de viaje os hablo un poco de Frascati y las motivaciones del padre Prévost.

Frascati es una pequeña ciudad de unos 21 habitantes que ahora pertenece a la Gran Roma. Se dice que es la ciudad que más papas ha dado a la Iglesia, después de Roma. En tiempos del padre Prévost, esta ciudad era lugar de vacaciones de familias romanas adineradas que construyeron allí hermosas villas, entre ellas la majestuosa Villa Aldobrandini (entre 000 y 1598) y su dependencia, Villa Rasponi, situada en una colina cercana.

 

Frascati en la antigüedad.

 

¿Cómo conoció el padre Prévost Frascati? ¿Por qué eligió ir allí para realizar su trabajo editorial?

Debes saber que el Padre Prévost estuvo varias veces en Frascati mientras formaba parte de la Congregación del Santísimo Sacramento, porque los padres alquilaban Villa Rasponi como casa de verano. La primera vez fue en 1884, cuando era estudiante en Roma. Allí regresó en los años siguientes, hasta 1887. Disfrutó del aire fresco y los hermosos paisajes de esta villa ubicada a 320 metros sobre el nivel del mar (1 pies).

Es fácil comprender que después de haber recibido la aprobación del Papa León XIII para su proyecto de fundación, el Padre Prévost quisiera retirarse a la soledad para redactar las Constituciones de su Obra Sacerdotal. Lo solicitó en Villa Aldobrandini y le concedieron la pequeña casa junto a Villa Rasponi. Allí permaneció cinco semanas, del 20 de abril al 24 de mayo de 1901, con su hermana Léonie (Ninette).

Escuchémosle expresar su alegría por regresar a este lugar:

Hacía catorce años que no volvía a ver estos lugares llenos de encanto y dulces recuerdos. ¡La naturaleza es magnífica! Los bosques, los viñedos, los campos de olivos, los pastos con sus rebaños de ovejas, los conciertos de miles de pájaros, las flores, el hermoso sol y el cielo azul con el viento en los altos árboles, la soledad, la calma, la paz. .1

 

Luego describe su instalación:

Vienen a abrirnos la casa. Allí encontramos una mesa y media cama. Cogemos un palé en Villa Rasponi. La mujer del guardia nos prestó sábanas, mantas y toallas de mano, y en media hora teníamos dos habitaciones amuebladas. […] Nos instalamos en nuestra soledad que hemos apodado “la ermita de la paz”.2

 

Finalmente, su estilo de vida:

Vivimos allí como personas solitarias, trabajando, orando, cantando himnos de amor, contemplando y meditando. No vemos a nadie y nadie nos ve. A veces nos congelamos, comemos como campesinos y bebemos buena agua de manantial.3

Descubrimos en un cenador, a siete minutos de nuestra ermita, una Virgen de Nuestra Señora del Buen Consejo de barro. Vamos allí dos veces al día para orar y cantar himnos.4

Por la mañana diré misa en el castillo (Villa Aldobrandini). Regresamos rezando el primer rosario de nuestro rosario. Estoy trabajando activamente en las Constituciones. Es largo. Jesús me ayuda. No pierdo ni un momento. La soledad es una oración para mí. Siento a Jesús cerca de mí.5

 

A principios de mayo decidió ir cada mañana a la capilla de los Capuchinos (a 20 minutos de la casa) para repasar en oración, ante Jesús Sacramentado, cada página de sus Constituciones: “Será como su sello puesto a una obra que Él mismo dirigió”. Y el 9 de mayo inició sus piadosas peregrinaciones a la capilla de los Capuchinos, de 9:15 a 12:45. Se instaló en el santuario, en el estrado del altar de San José: “Me olvido de la tierra y me sumerjo. en Jesús.6

Pero ahora hemos llegado a Frascati. El tren se detiene, ¿qué descubriremos de la visita del padre Prévost a esta ciudad, 118 años después? ¿Podremos descubrir su casita junto a Villa Rasponi, admirar Villa Aldobrandini y subir a la colina más alta del Convento de los Capuchinos?

 

La estación de tren de la ciudad de Frascati.

 

Al bajar del tren, subimos dos escaleras que nos llevan a una terraza y a lo que vemos con nuestros ojos asombrados: Villa Aldobrandini, que se mantiene en pie a pesar de los años. Ciertamente ha perdido su brillo, ¡pero sigue siendo muy imponente desde lo alto de la colina! Frente a la Villa se extiende ante nosotros un magnífico panorama de la campiña romana. Sentémonos un momento en el banco dando gracias al Señor por todo lo que vivió el padre Prévost aquí en Frascati, tanto en su juventud como en su edad madura, en los albores de su proyecto fundacional.

 

Villa Aldobrandini.

 

¿Ahora cómo organizar nuestra visita? Pensándolo bien, como el terreno es montañoso, es mejor subir al punto más alto mientras estemos en forma y luego ya solo tendremos que volver a bajar. El punto más alto es la capilla del Convento de los Capuchinos (530 metros o 1 pies), donde el Padre Prévost iba a presentar cada página de sus Constituciones a Jesús. Llegó hasta allí por un sendero de montaña, a veinte minutos a pie desde su casita cerca de Villa Rasponi.

Para nosotros es diferente, porque salimos del pueblo. ¡Pasemos felices de una escalera a otra! Ánimo, aquí estamos en la última subida... ¿puedes oír el canto de los pájaros, este canto que tanto deleitó el corazón del padre Prévost? ¡Cuán numerosos son los pájaros a esta altura!

 

 

Aquí hemos llegado... sigamos adelante... a la derecha, aquí está la capilla. Con el corazón conmovido, entremos en este lugar de oración tan querido por el padre Prévost. ¡Cuántas conferencias con Jesús vivió aquí, rezando sus Constituciones en las gradas del altar de San José! ¡Vamos a recomponernos por un momento!

 


La capilla del Convento de los Capuchinos.

 

No podemos irnos sin saludar a los dueños del lugar, los Capuchinos. El portero nos contesta. Él es muy joven. Le cuento la experiencia del padre Prévost en este lugar. Está sorprendido y feliz. Por suerte para nosotros, nos ofrece la entrada al monasterio y nos conduce a la terraza desde donde podemos admirar una espléndida vista de la región.

 

El portero sonriente del Convento de los Capuchinos.

 

Con paso alegre, volvamos a bajar. Haremos una parada en Villa Aldobrandini. Un viejo cartel nos dice que estamos allí. Llegamos por el lado izquierdo de la casa. Entremos despacio: la barrera está abierta. Podemos imaginar el esplendor de esta residencia hace 117 años. Ahora pertenece al gobierno italiano. ¡Realmente necesita ser renovado! Recordemos que el padre Prévost venía a decir misa aquí todas las mañanas durante su estancia en Frascati. Nos gustaría ver la capilla, pero lamentablemente tenemos que salir porque la barrera se cerrará en cinco minutos. Tomémonos todavía el tiempo para evocar la memoria del padre Prévost. Su Eucaristía diaria ciertamente le dio fuerza y ​​luz para realizar su gran obra de escritura.

 

La entrada, el jardín y las esculturas de Villa Aldobrandini en Frascati.

 

¡Uf! ¡Salimos justo a tiempo! Estamos en la última etapa de nuestra peregrinación a Frascati. Ahora debemos encontrar la Villa Rasponi y, junto a ella, la casa donde vivía el padre Prévost. Sabemos que está situado en la colina vecina pero no podemos tomar el camino de montaña que tomó el padre Prévost. Así, seguiremos la ruta y las indicaciones de nuestro GPS. ¡Cuidado, los coches circulan a toda velocidad! Llegamos a un cruce, es aquí donde debemos dejar la carretera y tomar un camino de montaña.

 

La entrada, el jardín y las esculturas de Villa Aldobrandini en Frascati.

 

La subida es suave y ¡qué bonitos paisajes podemos admirar! ¡Entendemos al Padre Prévost por haberse retirado a un lugar tan hermoso! Aquí hay una casa en el horizonte... ¿podría ser Villa Rasponi? Acerquémonos... una barrera nos impide avanzar más. ¿Qué es esta casa? ¡Pero es la casa donde se alojó el padre Prévost porque vemos la Villa Rasponi más lejos! ¡Qué alegría, lo encontramos! Pero ¿cómo entrar… la barrera está electrificada? Necesitamos llamar la atención de los ocupantes para que vengan y abran la puerta. En vano no responden. ¡Daño!

Quedémonos allí unos instantes, descansando después de la subida, y escuchemos al padre Prévost contar sus recuerdos:

“La primera tarde de nuestra llegada, Ninette y yo nos dijimos en nuestro balcón, contemplando el cielo estrellado: “Obviamente Jesús tiene un propósito al guiarnos hasta aquí. ¿Qué es? “Ahora sabemos que sin él no habría podido redactar las Constituciones. Estas cinco semanas de trabajo representan tres meses en Roma. ¡Y el calor! Bendito Jesús, y qué feliz soy de dejarme guiar de la mano, de la Divina Providencia. »7

 

Tomémonos un momento para dar gracias a nosotros por todas las gracias recibidas por el Padre Prévost en este lugar predilecto... Volvamos ahora a la ciudad, muy lentamente, admirando, contemplando, orando...

 

La casa del padre Prévost.

 

Queridos amigos de Betania, nuestra peregrinación a Frascati ha terminado. Él calentó nuestros corazones como lo hizo con los peregrinos de Emaús... ¡Grandes son las obras del Señor y grande es su amor por nosotros!

¡Gracias por acompañarme! Caminamos juntos 15 kilómetros por las colinas. ¡Te felicito por tu resistencia! Nos vemos en otra peregrinación en el próximo boletín. Mientras tanto, permanezcamos unidos en la oración confiando al Señor la Causa de beatificación y canonización del Padre Prévost. ¡Lo amó y sirvió tanto durante toda su vida!

 

 

¡Buen viaje, hermana Suzanne!

 


  1. Georges LAPOINTE, Padre Eugenio Prévost, París, 1950, pág. 146.
  2. IBID, pág. 147-148.
  3. IBID, pág. 147.
  4. Este marco de loza le fue regalado posteriormente por el príncipe Aldobrandini. Actualmente se conserva en Montreal, en la residencia de la Fraternidad Sacerdotale.
  5. Georges LAPOINTE, Padre Eugenio Prévost, París, 1950, pág. 147.
  6. Historia de las Constituciones, Archivos de las Oblatas de Betania.
  7. Ditto.

 

 

La Basílica del Sagrado Corazón, Roma

Amigos y amigas de Béthanie, como les anuncié en la reseña anterior, aquí estoy de vuelta para invitarlos a una nueva peregrinación tras las huellas del Padre Eugène Prévost.

¿A donde iremos? Esta peregrinación a Roma nos llevará a la Basílica del Sagrado Corazón de Jesús en Castro Pretorio, frente a la estación central de trenes de Roma, Roma Termini. Probablemente os estéis preguntando por qué una peregrinación a esta basílica y cuál es el vínculo con el padre Prévost.

Me apresuro a responderos: esta basílica fue construida por San Juan Bosco (en aquel entonces Don Bosco), a petición del Papa León XIII, y que Don Bosco jugó un papel determinante en la vocación religiosa del Padre Prévost.

San Juan Bosco es un santo muy venerado en Italia. Supongo que has oído hablar de él. Fue uno de los más grandes educadores de la juventud. Fundó dos congregaciones dedicadas a la educación de los jóvenes: los Salesianos y las Hijas de María Auxiliadora (los Salesianos).

Pero ¿qué hizo Don Bosco por el Padre Prévost? Para saberlo hay que retroceder en el tiempo, cuando Eugène tenía 19 años y un deseo muy fuerte de vida religiosa: “Siempre quise ser religioso”1. En enero de 1880 conoció la Sociedad del Santísimo Sacramento, a través de su director espiritual. Es una revelación para él porque tiene en su corazón un gran amor por Jesús presente en la Eucaristía. “Tengo sed de una vida de adoración; ahí están todos mis deseos. ¡Vaya a pasar mi vida al pie del Sagrario! »2

Así, el 2 de agosto de 1881, cuando acababa de cumplir 20 años, Eugenio partió hacia Bélgica para ingresar en el noviciado de las Religiosas del Santísimo Sacramento. Ferviente novicio, se disponía a hacer su profesión cuando llegó la prueba. El superior no quiere aceptarlo porque su estado de salud le impide realizar cultos nocturnos. Este es un punto muy importante en su regla de vida. El joven novicio protesta, insiste en hacer profesión, tan grande es su deseo de consagrarse al Señor en esta comunidad. Luego declara: “Si me envías por la puerta, entraré por la ventana…”3

 

Padre Eugène Prévost, ferviente novicio.

 

Ante esta insistencia, el Padre Superior decidió enviarlo a Lille (Francia) para encontrarse con Don Bosco, que gozaba de gran reputación de santidad y hacedor de milagros. Recibe a los enfermos y débiles.

Eugenio se marcha entonces con el padre Durand, a quien el Superior ha confiado una carta explicando el caso del novicio. Escuchémoslo contar su visita: “Me arrodillé a los pies de Don Bosco. El Padre Durand le explicó mi caso y le entregó la carta del Padre Superior. Entonces Don Bosco me dijo: “Harás tu profesión”. »4 ¡Podemos imaginar la alegría del novicio! Escuchémoslo:

Esa misma tarde regresé a Bruselas. Comencé a hacer adoración nocturna cuando llegué. Lo hice durante tres meses antes de mi profesión. Hice mi profesión y al mes volví a caer. Don Bosco me dijo: “Harás tu profesión”. Pero él no me dijo: "¡Serás sanado"!

Ocho días después de mi visita a Don Bosco, de repente sentí un bienestar general. Me llamó la atención. Sólo después recordé que hace ocho días, a la misma hora, estaba a los pies de Don Bosco.5

 

Ves que, sin Don Bosco, Eugenio no habría hecho su profesión y no habría llegado a ser religioso sacerdote de la Congregación del Santísimo Sacramento... y luego fundador de dos congregaciones. ¡Don Bosco intervino en el momento justo de su vida!

 

Don Bosco.

 

El Padre Prévost ciertamente guardaba en su corazón un gran agradecimiento hacia este gran santo y no hay duda de que iba a menudo a orar a la basílica del Sagrado Corazón de Jesús, construida por este querido Don Bosco, para agradecerle y dar gracias al ¡Señor Jesus!

Sabiendo este hecho, sentí el deseo de ir a orar a esta basílica con el Padre Prévost y de visitar la habitación que Don Bosco ocupaba con los Salesianos en su casa contigua a la iglesia, durante la consagración de la basílica en la primavera de 1887.

¿Vienes conmigo? Vamos... Esta vez no cogemos el tren sino el metro que nos llevará muy cerca de la basílica ya que está frente a la estación Roma Termini donde se encuentra la parada de metro.

 

Estación Roma Termini.

 

Nos dirigimos hacia la salida, y ahí estamos…

 

¡Continúa en el próximo número!

 


  1. Georges LAPOINTE, Padre Eugenio Prévost, París, 1950, pág. 35.
  2. IBID, pág. 36.
  3. IBID, pág. 50.
  4. IBID, pág. 51.
  5. IBID, pág. 51.

 

 

 

SUITE
La Basílica del Sagrado Corazón, Roma

Amigos y amigas de Betania, en mi artículo anterior les expliqué cómo la intervención de Don Bosco había permitido al Padre Prévost hacer la profesión en la Sociedad del Santísimo Sacramento, y les hizo tomar conciencia del importante papel de Don Bosco en la construcción de la Basílica del Sagrado Corazón. Nos dirigimos hacia esta basílica, situada frente a la estación Roma Termini, para rezar allí con el padre Prévost.

Así que continuemos nuestro viaje... Nos dirigimos hacia la salida de la estación y ante nosotros se alza esta magnífica basílica coronada por una inmensa estatua del Sagrado Corazón. Es el punto más alto de Roma, y ​​la basílica está construida en la más alta de las siete colinas de Roma.

 

Campanario de la Basílica del Sagrado Corazón de Roma.

 

Hay una intensa actividad cerca de la basílica: autobuses, taxis, viajeros con sus maletas... ¡una auténtica avalancha humana!

 

La Basílica del Sagrado Corazón.

 

¡Entremos!

¡La paz y frescura del lugar nos hace bien! Qué contraste con el calor y el ruido de la calle en esta calurosa tarde de junio. Varias personas rezan en la iglesia. Vea a los viajeros con sus maletas esperando para partir. Vienen a descansar en el Corazón de Jesús.

 

Interior de la basílica.

 

Encuentro al sacristán y le explico mi deseo de visitar la basílica y la habitación de Don Bosco. Me pide que espere...

Entonces, sentémonos, tomemos el tiempo para dejarnos invadir por el Amor del Señor. Dulcemente, coloquemos en su Corazón nuestras cargas, nuestros dolores, nuestras alegrías. Demos gracias a él por el favor concedido al Padre Prévost a través de Don Bosco y agradezcamos también a Don Bosco.

 

¡Agradezcamos también a Don Bosco!

 

Aquí está el sacristán que regresa. Nos conduce a la sacristía donde nos espera nuestro guía. Se trata del padre Cosimo Cossa, salesiano de Don Bosco. ¡Qué suerte, habla francés!

El Padre Cosme sugirió comenzar nuestra visita por la habitación de Don Bosco, situada en el convento de los Padres Salesianos, contiguo a la Basílica. Sigámoslo.

 

Padre Cosme.

 

El Padre Cosme es muy hablador, tiene mucho que decir, tantos hechos y anécdotas que contar sobre Don Bosco. Nos cuenta que Don Bosco permaneció en esta habitación del 30 de abril al 18 de mayo de 1887. Había venido de Turín a Roma por petición expresa del Papa León XIII, a pesar de que era anciano y padecía una grave dolencia en las piernas, por el motivo. bendición de la basílica. Recordamos que el Papa León XIII le encomendó su creación.

Durante su estancia celebró misa en esta sala en un altar construido especialmente para él, para ahorrarle viajes. El 12 de mayo realizó allí dos milagros: un paralítico y un seminarista con problemas de audición fueron sanados instantáneamente.

 

La habitación de Don Bosco.

 

La cama de Don Bosco.

 

En Roma, el altar de la sala donde Don Bosco celebró misa.

 

Le cuento al padre Cosme el milagro de Don Bosco a favor del padre Prévost: su curación que le permitió hacer la profesión de vida religiosa. ¡El padre Cosimo está muy conmovido!

Nos conduce ahora al interior de la basílica hasta el altar de María Auxiliadora, donde Don Bosco celebró la Misa el 16 de mayo de 1887, la única que celebró en esta iglesia. Una misa que quedó memorable porque fue interrumpida más de 15 veces por los sollozos de Don Bosco, que tuvo que repasar toda su vida y la obra que el Señor le había encomendado realizar. Así se cumplieron las palabras que había oído en un sueño a la edad de 9 años: “Cuando llegue el momento, lo entenderás todo. » En comunión con San Juan Bosco, nosotros también nos conmovemos...

 

El altar de María Auxiliadora donde Don Bosco celebró misa el 16 de mayo de 1887.

 

El buen padre Cosme nos deja aquí porque ya son las seis de la tarde y tiene que celebrar la Eucaristía. Qué rápido pasó el tiempo con él, ¿no? Estamos con él desde las 18 p.m. Qué alegría, podemos participar de la Eucaristía que comienza. Demos gracias al Señor por nuestra visita a estos lugares y por San Juan Bosco. Confiémosle la Causa del Padre Prévost, tan querida en nuestro corazón.

Después de la Eucaristía, aquí está nuevamente el sacristán que nos invita a salir de la iglesia porque es la hora de cerrar. Está encantado de darnos folletos sobre la basílica en francés e imágenes del Sagrado Corazón y de María Auxiliadora. Le hablo de la intervención de Don Bosco en favor del Padre Prévost. Él me responde diciendo: “¡Todos los que han sido tocados por San Juan Bosco se convierten en santos! »

¡Aquí, en este cartel, San Juan Bosco y los miembros de sus dos comunidades que se convirtieron en santos o beatos! Gracias por hacer esta peregrinación conmigo. Volveré para contarles sobre el avance de la Causa del Padre Prévost. Sigamos llevándola en nuestra oración.

 

En Roma, el altar de la sala donde Don Bosco celebró misa.

 

Gracias por hacer esta peregrinación conmigo. Volveré para contarles sobre el avance de la Causa del Padre Prévost. Sigamos llevándolo en nuestra oración.

 

¡Hasta pronto sor Suzanne!