Actualidad

Actualidad

Puntualidad del mensaje
del Padre Prévost

En esta sección comentamos varios textos del padre Prévost identificando fuentes bíblicas, mostrando parentesco con renombrados autores teólogos y espirituales, o estableciendo vínculos con autores contemporáneos, incluidos los textos del Concilio Vaticano II y los documentos de los Papas. Esperamos que estos comentarios en un lenguaje contemporáneo muestren la confiabilidad de la doctrina del Padre Prévost y su valor para la Iglesia y el mundo de hoy.

 

Amor, alabanza y gloria eterna a Jesús Sacerdote y Víctima en el Santísimo Sacramento del altar

Un comentario a la alabanza compuesta por el padre Eugène Prévost

Réflexion : ¡la misión de amar, alabar y glorificar a Jesús, y de orar por la santificación de los sacerdotes, no está reservada a las Oblatas de Betania ni a los religiosos de la Fraternidad Sacerdotal! Cada uno de nosotros, mediante el ejercicio de nuestro sacerdocio bautismal, podemos unirnos a esta oración y a esta intención.

 


*PAG. Bruno Hamel, cfs, homilía pronunciada el 24 de agosto de 2019, en Pointe-du-Lac, durante el encuentro de personas asociadas a la Obra del Padre Eugène Prévost

 

 

El Padre Prévost nos dio fórmulas muy hermosas de invocaciones, como las llamamos, en el número 250 de sus Constituciones. La primera invocación es ésta: “Amor, alabanza y gloria eterna a Jesús Sacerdote y Víctima en el Santísimo Sacramento del altar”. Constituye verdaderamente un resumen del significado profundo de nuestra vocación religiosa y de la espiritualidad del Padre Prévost.

Esta invocación nos invita a tres actos que nos recuerdan constantemente nuestro comportamiento hacia la persona de Jesús. La primera es amar la persona de Jesús. Amar a Dios es el mayor y primer mandamiento (Catecismo de la Iglesia Católica, núm. 2055). Y el padre Prévost nos dice que “el amor de Jesús es el principal objeto de nuestro estudio” (Jesús más conocido, Vuelo. 1, pág. 139). Esto es lo que queremos vivir, personalmente y en comunidad: amar a Jesús. En la oración de la mañana que nos dejó el Padre decimos: “Oh Jesús mío, quiero penetrar y permanecer en tu Corazón, para aprender mejor a conocer tu bondad, bendecirte y amarte” (manual de oración, pag. 8)

 

Amor, alabanza y gloria eterna a Jesús Sacerdote y Víctima en el Santísimo Sacramento del altar.

 

Y debemos alabar a Jesús, porque él es poderoso. Precisamente, el Salmo 8 es un salmo de alabanza, especialmente en el versículo 10: “¡Yahvé, Señor nuestro, cuán poderoso es tu nombre en toda la tierra! » Nuestro agradecimiento se materializa en alabanza. Hacia Dios, la gratitud toma la forma de alabanza y adoración: “¿Cómo puedo pagar a Dios por todo el bien que me ha hecho? » [salmo 115, 12.] Alabar a Jesús es verdaderamente una razón profunda que debemos desarrollar en nuestro amor por Jesús. Todo lo hemos recibido de Él.

La invocación continúa invitándonos a “amar” a Jesús alabándolo y deseándole “gloria eterna”. Queremos recordar la gloria eterna de Jesús: “Amor, alabanza y gloria a Jesús…” Cuando leemos el himno extraído de la Carta a los Filipenses (2, 11), proclamamos “Jesucristo es el Señor para gloria de Dios el Padre” (vísperas del 3e SÁBADO). Es la profesión esencial de la fe cristiana.

“Amor, alabanza y gloria eterna a Jesús Sacerdote y Víctima en el Santísimo Sacramento del altar. » El padre fundador nos da entonces en esta fórmula lo específico de nuestra vida religiosa, que quiere honrar y glorificar a Jesús como Sacerdote y Víctima. El Padre Prévost tenía un culto muy particular hacia la persona y el Nombre de Jesús. Para él, Jesús está presente en el Santísimo Sacramento del altar. Es a él a quien queremos honrar y adorar como Sacerdote y Víctima en el Santísimo Sacramento del altar. Es a él a quien queremos honrar y glorificar como la persona que glorifica a Dios Padre y contribuye más eficazmente a la santificación de todos los sacerdotes del mundo. Esta es nuestra misión en la Iglesia.

Y nuestro amor a la Iglesia se concreta en nuestro servicio a los sacerdotes, a quienes están unidos de manera especial por la ordenación sacerdotal al Sacerdocio de Jesús Sacerdote. C'est en servant les prêtres que nous voulons manifester notre amour à Jésus Prêtre et spécialement à Jésus Prêtre et Victime dans l'Eucharistie, où il continue de s'offrir pour nous : « Le sacrifice du Christ et le sacrifice de l'Eucharistie están un solo sacrificio : “Es una y la misma víctima, es la misma que se ofrece ahora por el ministerio de los sacerdotes, que se ofreció entonces en la Cruz. Sólo difiere la forma de ofrecer” (Catecismo de la Iglesia Católica, núm. 1367). El Concilio Vaticano II no dijo otra cosa: “Es por el ministerio de los sacerdotes que se consuma el sacrificio espiritual de los cristianos, en unión con el sacrificio de Cristo, único Mediador, ofrecido en nombre de toda la Iglesia en la Eucaristía por manos de sacerdotes, incruentas y sacramentales, hasta que venga el Señor mismo” (presbyterorum ordinis, núm. 2).

Finalmente, el Padre Prévost, en su segunda invocación, manifiesta su deseo y el nuestro de unir a María con nuestra oración: “Bendita sea la Virgen Inmaculada, Madre de Dios, Reina del Clero y dulcísima Madre nuestra”. Para el padre Prévost, el amor de Jesús va acompañado de un amor de ternura hacia la incomparable Madre de Jesús.