120e cumpleaños

120e cumpleaños

Fundación de las congregaciones de la Fraternidad Sacerdotal y de las Oblatas de Betania

 

Instalación en París

El 20 de noviembre de 1902 llegaron a París el padre Eugène Prévost, su hermana Ninette y otros tres futuras Oblatas del Santísimo Sacramento. Acogidos por dos religiosos de la Fraternidad Sacerdotal y por otro posible recluta de las Oblatas, se dirigieron al convento de las Franciscanas Reparadoras de Jesús-Hostie, rue de Villiers, en el 17e ciudad. Esta comunidad había sido fundada ocho años antes por el canónigo Louis Le Roux de Bretagne, sacerdote secular de la diócesis de París, y por una viuda, Louise de La Vallée-Poussin. El canónigo de Bretaña fue uno de los “sabios” que asesoraron al padre Prévost en su discernimiento de su vocación de fundador. El canónigo estaba con él cuando el padre Prévost fundó la primera casa de la Fraternidad, en el 199 del bulevar Péreire.

Los franciscanos, congregación de derecho diocesano todavía presente en París, combinan una vida de reparación eucarística, a través de la oración y la adoración, con obras pastorales para las jóvenes, en particular el catecismo. Activos sin dejar de estar apartados del mundo, su modo de vida se parecía al de las futuras Oblatas. La propia fundadora acogió a las cuatro mujeres canadienses y los franciscanos se sintieron felices de compartir con ellas su vida comunitaria.

 

Franciscanos: La entrada al convento de los Franciscanos Reparadores de Jesús-Hostie, donde fueron acogidos los primeros Oblatas en noviembre de 1902.

 

El día siguiente, 21 de noviembre, fiesta de la Presentación de María en el Templo, marca la inauguración oficial de la vida comunitaria para las Oblatas del Santísimo Sacramento. El Padre Prévost celebra misa a las 7 de la mañana en el Cenáculo del Boulevard Péreire, donde las Oblatas se han unido a los religiosos de la Fraternidad. Después de la misa, los tres recién llegados pronunciaron la consagración que Ninette ya había hecho en Roma, marcando así el inicio de su noviciado. Después de la bendición del Santísimo Sacramento, la exposición continúa durante todo el día, seguida de vísperas al final de la tarde. El día termina con una pequeña conferencia dirigida a las nuevas Oblatas; el fundador les habla del amor de Jesús y de sus deberes hacia Él, Soberano Sacerdote, y sus amados sacerdotes.

Después de este día de acción de gracias, las Oblatas regresan al convento franciscano. Allí permanecerán hasta mediados de diciembre, cuando podrán mudarse a su primera residencia, un apartamento en el 3episo de un edificio situado en el número 19 de la rue Vernier, a cinco minutos a pie del convento. También están a cinco minutos del Cenáculo, lo que les permite llegar fácilmente para participar de misa y adoración, ya que aún no tienen permiso para guardar el Santísimo Sacramento. Además, deben vivir como laicos, sin trajes ni signos distintivos, para escapar del acoso del gobierno francés, que desconfía de las congregaciones religiosas. El canónigo Odelin, asistente del arzobispo de París, incluso aconsejó al padre Prévost que no hablara de las hermanas al arzobispo para evitar problemas. 

Las Oblatas permanecerán en la calle Vernier durante algo más de dos años. A finales de abril de 1905 se instalan en una gran residencia situada en el número 106 y 106 bis del bulevar Péreire, a unos diez minutos a pie de su primer apartamento. Esta casa servirá como casa madre de las Oblatas durante 60 años y será su única residencia hasta 1933, cuando inauguraron la Betania de Pointe-du-Lac, en Canadá.

 

Franciscanos: La capilla franciscana, donde compartieron momentos de oración con Ninette y sus compañeras.

 

Vernier: El edificio del número 19 de la calle Vernier, donde vivieron las Oblatas entre diciembre de 1902 y abril de 1905. El edificio era casi nuevo, ya que fue construido en 1898.

 

 

Un viaje a Canadá

Del 8 al 11 de julio de 1902, el padre Eugène Prévost permaneció en Normandía para recoger a Ninette, que había completado su formación religiosa con los visitandinos de Caen. Luego ambos visitaron Lisieux, donde conocieron al tío de Santa Teresa, Isidoro Guérin, y a su hermana Paulina, Madre Agnès. Después de una breve estancia en el sur de Francia, Eugène se embarcó con Ninette hacia Canadá en el transatlántico La Bretagne, en Le Havre, el 25 de julio. El mar está tormentoso: ambos sufren mareos, hasta el punto que el padre no puede celebrar misa el domingo.

Al llegar a Canadá a principios de agosto, se quedaron primero en Saint-Jérôme, donde sus padres y hermanos y hermanas que aún estaban en casa se alegraron de verlos nuevamente. Mientras Ninette pasa tiempo con su familia, el padre Prévost recorre las diócesis para dirigirse a los sacerdotes reunidos en retiros eclesiásticos. A su vez, visitó Montreal, Valleyfield, Sherbrooke, Saint-Hyacinthe, Trois-Rivières, Quebec y Ottawa. Estos encuentros le permitieron disipar ciertas dudas sobre su obra y su persona, pues se habían difundido rumores despectivos sobre él. Pero los prejuicios cayeron tan pronto como fue escuchado, y recibió el aliento de obispos y sacerdotes, así como grandes pedidos de incienso, que le permitieron recaudar fondos para sus casas en Francia. Espontáneamente, varios sacerdotes también hicieron donaciones, por un total de 5 francos (equivalentes a más de 000 dólares actuales).

 

Eugène se embarca con Ninette hacia Canadá en el transatlántico La Bretagne, en Le Havre, el 25 de julio.

 

Durante su estancia en Canadá, el P. Prévost escribió regularmente a los padres y hermanos de París para mantenerlos informados de sus esfuerzos. En una de sus cartas al padre Darracq, guardián de la casa de París (18 de agosto de 1902), resume el espíritu que debe animar a quienes colaboran en su obra: “Queridos hermanos en Jesús, vivamos sólo para este divino Maestro. . ¡Que sólo Él reine y viva en nosotros! Seamos felices de renunciar a nosotros mismos, de morir a todo, de inmolarnos totalmente, para que Jesús establezca en nosotros su reino de amor. Debemos convertirnos en anfitriones vivos. Pero Jesús en la Eucaristía es constantemente inmolado; Por tanto, debemos, como Él, buscar todo lo que pueda hacer nuestra vida más fructífera, haciéndola más sacrificial. Recordemos que toda nuestra vida pertenece a Jesús y a sus Sacerdotes, y que ya no tenemos derecho a disponer de nada por nosotros mismos. »

El 8 de septiembre, en compañía de dos Sulpicianos y algunos reclutas de las Oblatas, celebró el aniversario de la apertura de la primera casa de la Fraternidad Sacerdotal celebrando la Eucaristía en la cripta de la capilla Notre-Dame-de-Lourdes. , En Montreal. Posteriormente, en septiembre, visitó varios seminarios y colegios y envió numerosas cartas a los Estados Unidos para dar a conocer su trabajo. Luego viajó a Quebec y a Trois-Rivières y, a finales de octubre, a Ottawa, Rigaud, Santa Teresa y Joliette. En todas partes está atento a detectar posibles vocaciones. Casi una docena de mujeres jóvenes parecen dispuestas a unirse a las futuras Oblatas; al menos dos, las hermanas Berthe y Marie-Louise Richard, se unirían más tarde a la comunidad de París. A todos los que encontraba, les explicaba con franqueza las dificultades que se les presentarían, porque en aquella época las relaciones entre el Estado y la Iglesia de Francia eran muy tensas.

Entre todos estos viajes, el padre Prévost pasa tiempo con su familia. En una carta circular a la comunidad de París (13 de octubre de 1902), escribió lo siguiente: “Mi anciano padre, de 74 años, me sirve misa todas las mañanas en nuestro pequeño oratorio familiar. Mi anciana madre, que tiene 73 años, trabaja a menudo para nosotros. Ella había hecho por mí: 102 purificatorios, 140 manuterges, 46 corporales, 30 pales, 33 amictos, sin contar cierta cantidad de ropa de casa. »

Mientras su hermano viaja, Ninette va cada semana a Montreal para pasar unos días, reunir a las futuras Oblatas para explicarles las constituciones y comenzar así a formarlos en la vida religiosa. Los recibe el canónigo Trépanier, capellán del Instituto de las Sourdes-Muettes, en la calle Saint-Denis.

Finalmente, el 16 de septiembre, Eugène, Ninette y tres futuras oblatas, Marie-Louise Dorion, Anna Goyer y Blanche Leclair, tomaron el tren hacia Nueva York, antes de abordar el barco que cruzaría el Atlántico. Se aseguró la fundación de las Oblatas del Santísimo Sacramento.

 

La capilla de Notre-Dame-de-Lourdes, rue Sainte-Catherine, en Montreal (foto hacia 1930, colección Félix Barrière, BANQ).

 

 

Las primeras Oblatas del Santísimo Sacramento

El 26 de julio de 1902, el padre Eugène Prévost y su hermana Ninette se embarcaron hacia Canadá. El 16 de noviembre siguiente partieron hacia Francia, en compañía de tres futuras Oblatas, Marie-Louise Dorion, Blanche Leclair y Anna Goyer. Otros cuatro reclutas se unirán a ellos en París durante los años siguientes. Conozcamos mejor a estos primeras Oblatas del Santísimo Sacramento.

Marie-Louise Dorion (1863-1948) es la mayor del grupo. Nacida en Vaudreuil en el seno de una familia de políticos y jueces, se sintió llamada a la vida religiosa en la Congregación Notre-Dame, pero tuvo que abandonarla por motivos de salud. Se dedicó a la oración y a las buenas obras, formando parte del grupo de mujeres jóvenes que fundaron el Hospital de los Incurables en Montreal en 1897. Asistió a la capilla de los Padres del Santo Sacramento donde conoció al Padre Prévost. Ella siguió siendo la única Oblata del Santísimo Sacramento que se convirtió en Oblata de Betania y murió dos años después del fundador.

Blanche Leclair (1875-1962) era natural de Saint-Jérôme y sin duda había conocido a Ninette en la escuela. Su padre, Hermyle Leclair, era agrimensor. Al igual que Marie-Louise Dorion y Laura Chamberland, formó parte del primer grupo de diez jóvenes reunidas por el padre Prévost en Montreal en 1900. Vivió con Marie-Louise Dorion en el Boulevard Péreire en 1910 y 1911, y pasó algunos años con los Oratorianos en Brest y luego regresó a Canadá en 1917.

Marie-Louise Dorion y Blanche Leclair rodeando al padre Prévost.

Anna Goyer (1879-1953) nació en Montreal, la séptima de una familia de 14 hijos. Su padre era tendero y pastelero. Anna Goyer y Alma Mercier se unieron al grupo de futuras Oblatas en Montreal en septiembre de 1900. Cuando Anna consideró dejar a las Oblatas, pidió entrar en los Carmelos de Montreal y Lisieux; ambas lo aceptaron, pero la reputación de Thérèse de l'Enfant-Jésus la atrajo a Lisieux, donde ingresó en noviembre de 1910. Después de haber sido subpriora y maestra de novicias, se dedicó a la correspondencia en inglés para la Causa de beatificación. y canonización de Teresa.

El padre de Laura Chamberland (1882-1962) era contable en Montreal, donde crió a su familia. Después de cuatro años, el padre Prévost, al comprobar que no estaba segura de su vocación, la envió a ella y a Marie-Louise Dorion a vivir en un apartamento con la hermana de un padre de la Fraternidad, para sentar las bases de una futura tercera orden. . Laura regresó a Montreal en 1908 y se convirtió en subdirectora y luego directora de la oficina de Asistencia Pública en Montreal. Mantuvo vínculos con el padre Prévost, trabajando en la propaganda de la Santa Faz en Montreal en los años 1930.

Nacida en Saint-Hyacinthe, Alma Mercier (1880-1911) siguió a su familia a Montreal, donde su padre, inicialmente carpintero, se convirtió en mensajero. En 1907 abandonó las Oblatas, pero murió prematuramente cuatro años después, con apenas 31 años.

Marie-Louise Richard (nacida en 1880) y su hermana Berthe (1885-1972) nacieron en Cap-Santé, donde su padre era peletero. Después de su muerte, su viuda y sus hijos se establecieron en Quebec. Allí, en octubre de 1902, conocieron al padre Prévost, con quien se reunieron en París, a Marie-Louise en 1905, a Laura Chamberland y Alma Mercier, y a Blanche al año siguiente. Blanche regresó a Quebec al año siguiente y Marie-Louise permaneció con Ninette hasta noviembre de 1910.

 

Anna Goyer, Santa Ana de Jesús, en el Carmelo de Lisieux.

 

 

Ninette entrenando en Caen

En el otoño de 1900, el padre Eugène Prévost y su hermana Léonie, conocida como Ninette, regresaron a París. Durante su estancia en Montreal, el padre recibió su indulto de separación de los Religiosos del Santísimo Sacramento, para poder comenzar a establecer la fundación dual de la Fraternidad Sacerdotal y las Oblatas del Santísimo Sacramento. Con Ninette, comenzó a reclutar mujeres jóvenes que formarían el núcleo de las futuras Oblatas.

Pero si el padre Prévost ya tiene casi 20 años de experiencia como religioso, Ninette aún no ha tenido la oportunidad de aprender sobre la vida normal. Como Eugenio ya está en contacto con las carmelitas de Lisieux, piensa en confiarles a Ninette. A finales de octubre de 1900, el hermano y la hermana abandonaron París hacia Normandía. El 31 de octubre fueron recibidas en el Carmelo por sor Agnès de Jésus (Pauline Martin), hermana de Thérèse de l'Enfant-Jésus. Ella, sus dos hermanas y su prima se comprometen a apoyar la Obra sacerdotal ofreciendo sus méritos, sus oraciones y sus penitencias. Al día siguiente, el padre Prévost preguntó a los carmelitas si aceptarían acoger a su hermana. Están de acuerdo en principio, pero desean consultar al capítulo de la comunidad y al obispo de Bayeux, su superior eclesiástico. Eugène y Ninette van luego a Caen, donde la cuarta de las hermanas Martin, Léonie, es monja de la Visitación. Animada por su superior, se ofrece también en beneficio de los proyectos del padre.

Mientras esperaban la respuesta de los carmelitas, Eugène y Ninette regresaron a París y luego se dirigieron a Roma, donde permanecieron desde diciembre de 1900 hasta agosto de 1901. Durante esta estancia, fueron recibidos dos veces en audiencia por el Papa León XIII, quien aprobó los proyectos de Padre Prévost y bendijo “la pequeña misión” de Ninette. El padre aprovechará también para redactar las constituciones de las dos congregaciones.

De regreso a París, se enteran de que el Carmelo no ha aceptado acoger a Ninette y algunas hermanas mayores están preocupadas por dejar vivir en el recinto a una laica. Sin embargo, el Monasterio de la Visitación de Caen se muestra favorable al proyecto. Del 14 al 21 de noviembre, Eugène y Ninette visitan Caen para preparar la entrada de Ninette. El padre está de regreso en París cuando Ninette, acompañada por Isidore Guérin, el tío de las hermanas Martin, cruza las puertas para comenzar su noviciado. Durante casi un año, del 29 de octubre de 1901 al 8 de julio de 1902, Ninette siguió los ejercicios de las novicias visitandinas, introduciéndose en la vida religiosa. Durante este período, el Padre Prévost la visitó tres veces, en diciembre de 1901 y en febrero y mayo de 1902; METROgr También irá a verla Jourdan de La Passardière, consejero del padre.

Los anales de la Visitación son escasos en detalles sobre esta estancia. Pero la correspondencia del padre Prévost permite adivinar que Ninette, si bien apreciaba su formación, también pasó por momentos difíciles. Ella sufre en su alma, pasando por noches místicas. Se obliga a ayunar más de lo necesario, hasta el punto de sentirse débil. Su hermano deseaba formarla bien: en diciembre de 1901, durante su visita a Caen, habló de la formación de Ninette con la madre priora y con la maestra de novicias, recordándoles la importancia de subrayar la renuncia, la humildad, la obediencia y la muerte a uno mismo.

El 27 de enero de 1902, una carta de Mgr Tarozzi trae al Padre Prévost una bendición especial “con efusión de corazón” de León XIII, para su comunidad en formación, para Ninette, su maestra de novicias y su superiora de la Visitación de Caen; al día siguiente envió una traducción de la carta a su hermana. A pesar de estos estímulos, y aunque la oración le aporta algunas gracias de luz, Ninette permanece en la oscuridad y en las tentaciones, y teme abandonar el noviciado sin haber realizado ningún progreso.

Finalmente, el 8 de julio de 1902, Eugenio vino a recoger a Ninette y, el 26 del mismo mes, se embarcaron hacia Canadá, para recoger reclutas para las Oblatas.

 

El 31 de octubre, el padre Eugène Prévost y Ninette fueron recibidos en el Carmelo por sor Agnès de Jésus (Pauline Martin), hermana de Thérèse de l'Enfant-Jésus.

 

 

Los comienzos, bulevar Péreire

Después de pasar ocho meses en Roma y sus alrededores, el padre Eugène Prévost y su hermana Ninette regresaron a París el 21 de agosto de 1901, con la aprobación del Papa León XIII para proceder a la fundación de dos nuevas congregaciones, dedicadas a ayudar a los sacerdotes. El padre Prévost debe tener mucho cuidado. Por un lado, el gobierno francés ha aprobado (y aprobará) varias leyes que dificultan cada vez más el apostolado de las comunidades religiosas. Por otra parte, el cardenal Richard, arzobispo de París, es anciano y teme insatisfacer a los religiosos del Santísimo Sacramento que no han perdonado al padre Prévost por abandonar su congregación. Sin embargo, uno de los vicarios generales de París, el señor Thomas, tranquilizó al fundador: el arzobispo animaba la fundación, siempre que todo se hiciera con discreción.

Al día siguiente de su llegada, Eugenio Prévost, acompañado por el canónigo Luis de Bretaña, partió en busca de una residencia para la Fraternidad Sacerdotal. Visitan el número 199 del bulevar Péreire de París, que parece muy adecuado pero resulta que ya está alquilado. Sin embargo, el inquilino no puede tomar posesión de la casa y el propietario se la ofrece al padre Prévost, feliz de encontrar alojamiento. Durante la conversación, se entera de que el último inquilino de la casa había sido Mgr René Villatte, un obispo cismático. El fundador reconoce esto como un guiño de la Providencia: después de haber acogido a un enemigo de la Iglesia, la casa acogerá ahora a religiosos al servicio del clero. Unos días más tarde, el padre Prévost se encontró personalmente con el cardenal Richard. Éste le autorizó a establecerse en París y a guardar el Santísimo Sacramento en el altar de la capilla.

¡El Padre Prévost tiene ahora algunos reclutas para la Fraternidad Sacerdotal y una casa vacía! El fundador movilizó entonces su red, especialmente en París y en el suroeste de Francia, donde pasó una breve estancia. Jesús atiende las necesidades de su siervo: bienhechores y varios benefactores aseguran el equipamiento de la casa y de la capilla, ya sea mediante donaciones monetarias o ofreciendo muebles y adornos litúrgicos. Las señoras Chanel, Gilbert y Dupuis-Gauthier son especialmente generosas. El padre Prévost recibió importantes donaciones del prior de la Grande Chartreuse y varios sacerdotes contribuyeron con 10, 50 o 100 francos (100 francos en 1900 equivalían a unos 350 dólares actuales). El padre Prévost escribió en su diario: “Es aquí nuevamente donde Jesús manifestará su protección de manera maravillosa. En menos de quince días nos envió todo lo que necesitábamos para hacer los cimientos. Sólo compré las camas, sillas y mesas para amueblar cinco habitaciones, para poder vivir en la casa sin demora. No pedí nada y todo me llegó como por arte de magia. Y algo digno de destacar, Jesús inspiró a todas las personas que me dieron, a no dar lo mismo, y esto sin que lo supieran. » (Diario personal, cuaderno 22, 21 al 31 de agosto de 1901.)

Todo salió tan bien que, el 8 de septiembre de 1901, día de la Natividad de la Virgen María, se celebró la inauguración de la casa con una misa presidida por el Padre Prévost, rodeado por los Padres Darracq, Jaurégui y Machado, dos sacerdotes venezolanos. . El canto corre a cargo de Ninette y las hermanas Marie y Geneviève Gaston; un amigo del fundador, Paul Cheyrouse, toca el violín. El altar de la capilla era el de Theresia Cleri, una piadosa dama de París involucrada en la Asociación de Sacerdotes Adoradores con el Padre Prévost. El altar está rematado por una estatua de Nuestra Señora del Santísimo Sacramento, cuyo nombre será en adelante “Reina del Clero”, conocida como la “Virgen del Dedo Meñique”.

Como los trabajadores no habían terminado la obra, sólo dos días después el padre Prévost y sus compañeros pudieron establecerse. Son cinco los que inician su noviciado: el padre Jean Darracq (1847-1920), de la diócesis de Aire; el padre Manuel Jaurégui Moreno (1848–1904), de Venezuela; el hermano Brunet, canadiense; el hermano Alfonso, ex religioso del Santísimo Sacramento; y el hermano Deméocq, de la diócesis de Poitiers. Todos se marcharon con bastante rapidez, excepto el padre Darracq, que resultó ser un valioso asistente para el fundador a pesar de la semisordera que le obligó a retirarse del ministerio activo en su diócesis de origen. El domingo siguiente, 15 de septiembre, fiesta del Santo Nombre de María, se reserva el Santísimo Sacramento en el altar y se puede comenzar la adoración eucarística con regularidad.

A finales de mes, el padre Prévost fue a la prefectura: además de registrarse como extranjero residente, adquirió un certificado de pensión. De este modo, las actividades de la Fraternidad quedarán en la sombra, ya que los sacerdotes serán identificados como internos. Pero el padre Prévost, al tiempo que ayuda a cada sacerdote aconsejándolos y dándoles limosnas, no tiene prisa por lanzar a los religiosos al apostolado: primero quiere asegurarles una buena formación religiosa.

 

El padre Prévost y los primeros religiosos de la Fraternidad Sacerdotal vivieron en el 199 del bulevar Péreire hasta abril de 1903. La pequeña casa fue sustituida por un edificio de varias plantas en 1927 (foto tomada en 2018).

 

El libro de troncos, regalado al padre Prévost por la prefectura de París. El primer “residente” registrado fue el padre Jaurégui, quien comenzó su noviciado y luego se convirtió en sacerdote auxiliar antes de morir prematuramente, tres años después.

 

 

Apoyo de León XIII

Si las dificultades internas amenazaron los proyectos del padre Eugène Prévost, el contexto histórico en Francia no fue el más favorable. Desde 1881, la Tercera República había hecho la vida difícil a las congregaciones: disolución de los jesuitas y luego de los asuncionistas, expulsión de congregaciones no autorizadas, imposición del servicio militar a los novicios y seminaristas, leyes cada vez más restrictivas en materia de educación. Entre 1901 y 1903, una serie de leyes y decretos obligaron a miles de religiosos y religiosas a elegir entre el exilio, la secularización o la clandestinidad.

Pero la vida religiosa también contó con el decidido apoyo de los Papas. A lo largo del siglo XIXe siglo, se crearon cientos de nuevas congregaciones de padres, hermanos y especialmente hermanas para satisfacer las necesidades de la sociedad y de la Iglesia. Después de algunas dudas, Roma concederá reconocimiento y apoyo a estas nuevas comunidades, que serán reconocidas como parte del estado religioso canónico por la constitución. Conditae a Christo (8 de diciembre de 1900), del Papa León XIII.

Después de su retiro en casa de Sarcelles, en diciembre de 1899, Eugène Prévost hizo el sacrificio de su vocación de discípulo del Padre Eymard y estuvo dispuesto, a la edad de 40 años, a dejarlo todo para responder a la voluntad de Dios, discernida a través de su apostolado hacia los sacerdotes. Fue muy natural que, después de haber obtenido la dispensa de sus votos como religioso del Santísimo Sacramento, se dirigiera a Roma, en diciembre de 1900, para dar a conocer su proyecto al Soberano Pontífice.

Desde el punto de vista humano, fue una audacia demencial: querer que se aprobaran no una, sino dos congregaciones religiosas, una de las cuales se dedicaría a la delicada tarea de ayudar a los sacerdotes en dificultades, y la otra, ofrecería su oración y su trabajo. para el éxito de este proyecto. Para todo el personal, tres personas (dos de las cuales no perseverarán en la Obra), sin casa donde vivir ni fuente de ingresos garantizada. No importa: confiando enteramente en Jesús, Sacerdote y Víctima, el padre Prévost regresa a Roma, que no había visto desde el final de sus estudios. Puede contar con la ayuda de M.grVicente Tarrozzi, secretario del Papa León XIII, y del cardenal José de Calasanz Vives y Tutó, capuchino español, consultor del Santo Oficio y secretario de la Curia General. Gracias a ellos, Eugène Prévost no sólo obtuvo una audiencia privada con León XII, sino también un rescripto, firmado de la mano del Pontífice, aprobando la obra aún por nacer y dándole el nombre de Fraternidad Sacerdotal: “Tu proyecto, Querido Hijo, parece responder a los deseos del Dios misericordioso, que te llama a dedicarte enteramente al bien de los Sacerdotes... Ayudado por los compañeros que reúnes, emprende esta Obra con confianza y prudencia” (extracto del rescripto de León XIII). Además, durante la audiencia del 17 de febrero de 1901, el Papa aprobó verbalmente la congregación de las Oblatas, representada por Ninette Prévost, la hermana joven del fundador. Habiendo sido firmado el rescripto del Papa el 11 de febrero, fiesta de Nuestra Señora de Lourdes, ésta será la fecha elegida para la fundación de las dos congregaciones. Estas dos fechas, el 11 y el 17 de febrero, serán para el Padre Prévost dos aniversarios que querrá recordar a sus hijos espirituales, enviándoles con esta ocasión cartas circulares recordando el favor del Papa y la importancia de su Obra. 

Los primeros meses de 1901 fueron de gran actividad: el 4 de abril, en la capilla privada de M.gr Tarrozzi y en presencia del cardenal Vives, Eugène, Ninette y el abad Viguerie* pronuncian una fórmula de consagración a la Obra naciente. Luego, en abril y mayo, el hermano y la hermana se trasladaron a Frascati. En este entorno encantador, el padre Prévost compuso las constituciones de las dos congregaciones, que Ninette transcribió con su más bella letra. De regreso a Roma, transmitió este texto al cardenal, quien no encontró casi nada que corregir. El 26 de julio, fiesta de Santa Ana, hubo una celebración en la capilla del Colegio Canadiense: ante un público selecto, Ninette vistió el hábito oblato. Dos semanas después, el 10 de agosto, se concedió una nueva audiencia privada al hermano y a la hermana. En esta ocasión, León XIII bendijo los cuadernos que contenían el texto de las constituciones y luego envió en misión al padre Prévost y a Ninette: “Vamos, os bendigo. » Fortalecidos por el apoyo del Papa, el fundador y su hermana partieron hacia París pocos días después.

 

Durante su estancia en Frascati, para redactar las constituciones de los religiosos de la Fraternidad Sacerdotal y de las Oblatas de Betania, el padre Prévost se dejó crecer la barba.

Ninette vestida con su traje de Oblata del Santísimo Sacramento, en 1901, en Roma. Su partida de las Oblatas en noviembre de 1910, así como la de sus compañeros, excepto uno que permaneció fiel a la obra, causó gran dolor al fundador.

 


* El padre Émile Viguerie había sido novicio jesuita. Dejará el trabajo el 14 de junio; Este primer abandono angustiará mucho al padre Prévost.

 

 

 

Surgen obstáculos

A su llegada a París en 1887, el padre Prévost quiso realizar uno de los proyectos del padre Eymard*: una tercera orden femenina, cuyos miembros ayudarían a las Religiosas del Santísimo Sacramento en sus trabajos eucarísticos, en particular la Asociación de Sacerdotes. . Al entrar en contacto con sacerdotes de todo el mundo, pudo apreciar la importancia de otra idea eymardiana: la asistencia a los sacerdotes en dificultades. Sin embargo, aunque estos proyectos están en línea con las intenciones de su fundador, las Religiosas del Santísimo Sacramento se oponen a las propuestas del Padre Prévost. ¿Por qué?

Desde la muerte de su fundador en 1868, los religiosos se debaten entre dos visiones de su vocación. El primero databa de los primeros años de la fundación y ponía el acento en la contemplación: era central el culto de homenaje al Santísimo Sacramento expuesto por la adoración. El segundo se basó en la experiencia del padre Eymard en París, así como en su camino espiritual algunos años antes de su muerte: el apostolado se convierte entonces en el corazón de la vocación de los Religiosos del Santísimo Sacramento. La tendencia benedictina tenía sus partidarios, e incluso había sido objeto de un intento en Roma de obtener una forma de afiliación a los benedictinos. El capítulo de 1887 rechazó la idea, lo que provocó la salida del padre Paul Maréchal, tesorero de la congregación. Exigió que la congregación reembolsara las grandes sumas adelantadas por su madre para la capilla de Friedland Street, que casi provocó una crisis financiera. Afortunadamente, antes de unirse a las Siervas del Santísimo Sacramento, una tal señora Lucas donó una pequeña fortuna a los padres, lo que permitió a la congregación reembolsar al Padre Maréchal.

Como la Congregación del Santísimo Sacramento acababa de atravesar una crisis, no es de extrañar que las autoridades de la comunidad no estuvieran a favor de los proyectos del Padre Prévost. Además, los padres que entonces tenían autoridad eran personalidades fuertes. Del padre Albert Tesnière, elegido superior general en 1887, el arzobispo de París dijo: “Muy inteligente y excelente predicador, su prudencia no parece igualar su elocuencia. » El padre Prévost lo elegirá como director espiritual, pero sus diferencias de opinión los llevarán a distanciarse unos de otros. Durante el capítulo de 1893, el padre Prévost escribió una memoria denunciando la administración del padre Tesnière; es el padre Joseph Audibert quien será elegido superior general. A lo largo de su mandato, el padre Audibert intentó disuadir al padre Prévost de fundar su tercera orden femenina y se opuso a que abandonara la congregación en 1900.

Lo vemos: antes de la fundación de la Fraternidad Sacerdotal y de las Oblatas de Betania, ¡no faltaron obstáculos! Pero más allá del contexto humano, el camino espiritual del padre Prévost le permitió realizar plenamente su vocación. Como el Padre Eymard tuvo que dejar a los Maristas para actualizar su carisma, el Padre Prévost decidió también sacrificar su vocación entre los Religiosos del Santísimo Sacramento para dar origen a dos nuevas familias religiosas en la Iglesia.

 

En esta foto de 1890, el padre Eugène Prévost viste el traje de los Religiosos del Santísimo Sacramento: sotana negra, cuello romano, insignia del Santísimo Sacramento en el pecho.

 

Después de la muerte del padre Eymard, su sucesor como superior general, el padre Raymond de Cuers, estableció la costumbre de exponer el Santísimo Sacramento delante de un manto real. El Padre Prévost preservará esta tradición, como aquí en la capilla del convento oblato de Béthanie en Pointe-du-Lac.

 


* “San Pedro-Julien Eymard (1811-1868) realizó un viaje único: novicio durante algunos meses en 1829 con las Oblatas de María Inmaculada en Marsella, sacerdote de la diócesis de Grenoble de 1834 a 1839, marista de 1839 a 1856, fundó en París en 1856 la Sociedad del Santo Sacramento, preparó en 1858 la Sociedad de los Siervos del Santo Sacramento que fue erigida en Angers en 1864. » (www.eymard.org) Canonizado en 1962.

 

 

Cuando la idea germina

En este primer artículo conmemorativo de los 120eaniversario de la fundación de las congregaciones de la Fraternidad Sacerdotal y de las Oblatas de Betania (1901-1902), examinaremos las raíces de la Obra sacerdotal del Padre Eugène Prévost en su vida y su experiencia. 

Su amor por Jesús Eucaristía. Ya siendo niño, Eugène Prévost demostró un amor ardiente y una gran veneración por el Santísimo Sacramento. En sus recuerdos, cuenta que mientras servía como monaguillo, recogió una hostia que había caído al suelo de la iglesia de Saint-Jérôme; recuerda también cuánto le gustaba, después de su conversión, pasar tiempo en la galería de la capilla, frente al sagrario. Su decisión de unirse a las Religiosas del Santísimo Sacramento, aún no establecidas en Canadá, lo demuestra también: si bien su amor a la Virgen María lo llevó primero a explorar congregaciones de espiritualidad mariana, fue el descubrimiento de una comunidad enteramente dedicada a Jesús Eucaristía. quien decide su vocación (Notas sobre nuestro Venerable Padre Fundador, febrero de 1942). Jesús Eucaristía permaneció en el centro de la vida del Padre Prévost durante toda su existencia.

Su veneración hacia el padre Eymard. Eugène Prévost, ferviente religioso, quiso sumergirse en el espíritu de su congregación. Además del texto de las constituciones, copiado y meditado, leyó y releyó las obras del fundador, Pierre-Julien Eymard (canonizado en 1962). Los archivos de la Fraternidad Sacerdotal conservan varios cuadernos con notas extraídas de la correspondencia y de diversos escritos del Padre Eymard. Otro documento es muy revelador: el padre Prévost extraído del Posición del padre Eymard, publicado en 1899, los pasajes donde se habla de los sacerdotes: “En una conversación con el padre Tesnière, [el padre Eymard] dijo el 26 de febrero de 1868, algunos meses antes de su muerte: “Escuche: quiero llevar sacerdotes : este es nuestro principal apostolado”. [… El padre Eymard], en su inagotable caridad hacia el sacerdote, quiso también ocuparse de ayudar a quienes habían faltado a sus deberes. […] ¡A cuántos hizo volver al buen camino mostrándoles la Eucaristía, elevando su confianza en Dios, abriéndoles su corazón sacerdotal! » (Posición, pag. 182-184.) Reconocemos claramente en estos pasajes las orientaciones futuras del Padre Prévost.

Su experiencia en la Asociación de Sacerdotes Adoradores. Casi toda su vida como religioso del Santísimo Sacramento la pasó dirigiendo esta Asociación, fundada en 1879 por Marie Hébert de La Rousselière y confiada por ella a la Congregación del Santísimo Sacramento. Sus superiores ni siquiera le dieron tiempo para completar sus estudios de teología: de 1887 a 1899, salvo dos años pasados ​​en Marsella, residió en la casa madre de París, en la avenida de Friedland, y se dedicó, a veces hasta el cansancio, a hacer esta Asociación prospere. A través de sus encuentros y correspondencia con sacerdotes de todo el mundo, puede comprender sus necesidades y dificultades. Señaló que varios de ellos, abandonados a su suerte, se sentían profundamente infelices, y que algunos incluso terminaron abandonando el ministerio sacerdotal. ¿Quién será el pastor de los pastores?

Su amor a Jesús Eucaristía, su profundización en el pensamiento del padre Eymard, su apostolado con los sacerdotes, llevaron a Eugène Prévost a tomar decisiones que cambiarían el curso de su vida y darían dos nuevas familias religiosas a la Iglesia.

 

A su llegada a París en 1887, el padre Prévost quiso realizar uno de los proyectos del padre Eymard: una tercera orden femenina.

120 ANIVERSARIO

 

León XIII bendijo los cuadernos que contenían el texto de las constituciones y luego envió en misión al padre Prévost y a Ninette.

120 ANIVERSARIO

 

Tras obtener la dispensa de sus votos como religioso del Santísimo Sacramento, se dirigió a Roma en diciembre de 1900.

120 ANIVERSARIO

 

Después de pasar ocho meses en Roma, el padre Eugène Prévost y su hermana Ninette regresaron a París el 21 de agosto de 1901.

120 ANIVERSARIO