Archivos

Archivos

Espiritual

15.01.2024

Una persona del grupo de Montreal, la señora Manon Bissonnette, tuvo la amabilidad de compartir su experiencia de estar asociada a las obras del Padre Prévost; le agradecemos mucho.

 

Manon Bissonnette

¿Qué significa ser asociado?

Concretamente, significa hacer una hora de adoración por semana para los sacerdotes; es profundizar la espiritualidad del Padre Prévost; significa asistir a tres o cuatro reuniones por año; significa acercarse a los sacerdotes enfermos y suscribirse a la revista para animar el trabajo de las hermanas oblatas de Betania. Todo esto no es necesario; somos libres de participar o no. Esto es un breve resumen, pero en realidad, ¡ser asociado es mucho más que eso!

¿EL MENSAJE DEL PADRE PREVOST SIGUE ACTUAL EN 2017?

Espero que algún día todos lean la biografía del padre Prévost escrita por el padre Lapointe. Si crees en la Presencia Eucarística, te maravillarás de esta intimidad de amor que tuvo con Jesús y que, al mismo tiempo, nos invita a seguir su ejemplo, a profundizar esta relación de amor con Cristo en nuestra propia vida espiritual. Sin olvidar su amor por los sacerdotes que lo consumió durante toda su vida. Cuando leemos los escritos del Padre Prévost, es fácil ver que fue un hombre de carácter fuerte, que fue inmolado por el sufrimiento, tanto físico como espiritual, y que no retrocedió ante ningún obstáculo para alcanzar el único objetivo: hacer la voluntad de Dios.

Entonces, ¿cómo podemos hacer que nuestro mensaje sea actual, que a primera vista parece, admitámoslo, quizás un poco arcaico en 2017? Si es cierto que los escritos del padre Eugène Prévost están imbuidos de las enseñanzas del Vaticano I, no hace falta decir que es su relación personal con Cristo la que representa la verdadera perla de su enseñanza. “¡Jesús, sólo Jesús! » es una palabra que, a modo de estandarte, nos hace comprender el verdadero resultado de sus obras, por las que se mantuvo erguido, sólido como una encina: Jesús Sacerdote; Jesús, Sacerdote y Víctima en el Santísimo Sacramento, y Jesús Víctima en el Sacerdocio otorgado al sacerdote quien de ese modo se convierte en representante de las cosas del Cielo en la tierra para ofrecernos la salvación. ¡Ah si! Hoy en día, la salvación ya no es un tema de moda… ¿pero eso significa que ya no existe? Como dicen: “No somos creados para este mundo sino para el Otro.

¿POR QUÉ SOY PARTICIPANTE?

Creo que el mensaje del padre Prévost es más actual que nunca porque la curación, el consuelo, en definitiva, todo lo que el ser humano necesita se encuentra en Cristo, tanto en la práctica de los sacramentos como en la adoración eucarística. Además, los encuentros con otros asociados, los intercambios y las conferencias, las enriquecedoras historias de vida que a menudo dan la impresión de que el Padre Prévost nos ayuda, toda esta fraternidad que se desarrolla entre sí forman parte de la alegría de haber elegido implicarse con las obras del padre Prévost. Sin olvidar la incomparable dedicación del hermano Michel, siempre disponible para responder a nuestras preguntas con la delicadeza que lo caracteriza. Gracias a quienes me leen, y espero sinceramente que este compartir les traiga la chispa necesaria que los inspire a participar en las Obras del Padre Prévost. ¡En unión de oración!

 

Padre Eugenio Prévost

 

Sacerdocio: misión sobrenatural en una humanidad tan frágil

En el camino de santidad que el padre Eugène Prévost ofrece a los sacerdotes, existe este deseo de llegar hasta el final del amor que intenta inocular en sus corazones, y que se manifiesta a través de la abnegación para unirse en un corazón inmerso. -de corazón con Dios, hasta el punto de volverse uno con él. Para el padre Prévost, el servicio del sacerdote es la actualización de la dedicación a la persona de Cristo encarnado en nuestra humanidad, perpetuando su obra sobrenatural de redención del mundo a través de la extrema fragilidad del hombre, él mismo vacilante o cansado en el camino de la salvación. . ¿Está entonces deificado el sacerdote? ¡Ciertamente no! Dado que el padre Prévost, al fundar las dos obras, reconoce la fragilidad de los sacerdotes; sin embargo, lejos de abdicar ante esto, el fundador resalta el lado sobrenatural de esta misión particular, más celestial que administrativa, a la que se dedica el sacerdote. Para fortalecerlo en su tarea, el Santísimo Sacramento es la presencia del amor encarnado, refugio por excelencia del hombre reconociendo su miseria humana con toda humildad para que sea fortalecido en Cristo. como dijo mgr Tarozzi al Padre Prévost en los inicios de las fundaciones: “Somos como palos que el buen Dios viste con sus gracias, y muchas veces el palo está picado o podrido. »

Eugène Prévost era un sacerdote al servicio de los sacerdotes, no para servir a los estudiantes sino al Maestro que había en ellos. Dar a los sacerdotes una muestra del cielo en la tierra para recordarles que Cristo los llamó primero y que ellos posteriormente respondieron al llamado. El padre Prévost devuelve a Cristo al corazón de estos hombres para dejar que el amor los consuma nuevamente para iluminar mejor a la Iglesia, pueblo de Dios. Renunciar a adorar a Jesús, seguirlo y servirlo, es la renuncia a sí mismo por excelencia, que manifiesta que dos personas se vuelven una: “El sacerdote debe ser UNO con Jesús. » Ésta es la definición de santo sacerdote según Eugène Prévost.

Si se ama a Dios sobre todo, el sacerdote tomará los medios necesarios para afrontar sus dificultades. Ayudar a un sacerdote, para el padre Prévost, es nada menos que enjugar las lágrimas de Cristo sufriente, revelándose en la fragilidad del hombre de Dios. De ahí viene la ayuda mutua sacerdotal. ¿No hay en el cielo un espectáculo más hermoso que ver el corazón de un sacerdote encaprichado por una llama aún más ardiente de amor por Jesús? ¿No hay adoración más hermosa que ver a un sacerdote que renace a su primer amor, con el corazón ardiendo por Cristo, y siguiéndolo consumiendo en las almas el deseo de pecado, para elevarlas a su unión más con Jesús, Salvador del mundo? ?

Oremos constantemente por los sacerdotes porque en sus manos está la salud espiritual de la Iglesia.

Sin Dios,
no hago nada que valga la pena

El padre Prévost mencionó a menudo que lo más importante es encontrarnos donde Dios quiere que estemos en nuestras vidas. Es la bendición de Dios por excelencia sobre nosotros estar en su voluntad; debe buscarse como el bien más preciado que existe. Estar en la voluntad de Dios se reduce a estas dos palabras: “Jesús, amor”, como dijo el padre Prévost en su lecho de muerte. Jesús es el ejemplo perfecto de estar en la voluntad de su Padre, y debemos esforzarnos por hacer lo mismo.

El camino hacia la santidad es exigente; Las medias tintas son inútiles, sobre todo porque no podemos hacernos un Dios a la carta, es decir, elegir lo que nos conviene y rechazar lo que nos indispone. De todos modos, ¿es el mundo más feliz sin Dios? Siempre corremos para llegar más rápido, más lejos y más alto. ¿Que propósito? ¡Éxito! ¡La búsqueda de la felicidad! Pero ¿de qué valdrá este éxito y esta búsqueda de la felicidad en nuestro lecho de muerte? ¿Cómo nos esconderemos del rostro de Dios cuando llegue nuestro momento?

El padre Prévost nos enseña que, sin Dios en nuestra vida, no hacemos nada que valga la pena. Dios sabe a qué debemos aspirar realmente. Dios debe ocupar el primer lugar en nuestras vidas, para reconectarnos con la Fuente de la vida. Sin el faro de Su presencia, las acciones que tomamos se vuelven espiritualmente estériles y nos perdemos en búsquedas falsas. Los magníficos mandamientos preparan el alma para recibir la gracia de Dios y crecer en virtudes como la humildad. ¡Esta palabra era tan querida para el Padre Prévost! ¡Es la puerta al cielo por excelencia! Hacerse pequeño, siervo, sometido a este amor cada vez más ardiente a Dios, eso es una vida de valor... el resto es sólo vanidad e ilusión.

Escuchemos atentamente al padre Prévost que nos enseña: “No nos corresponde a nosotros hacer planes, sino realizar los que Jesús hizo para nosotros. Es tan fácil obedecer, nosotros a quienes nada se debe, nosotros que no poseemos nada de nosotros mismos, nosotros que no tenemos derechos y que somos constantemente, por nuestra naturaleza de criatura, pecadores e indignos de las elecciones y de la ternura de nuestro Creador. Pagó nuestro rescate con su sangre y su vida. Cuánta felicidad hay en sacrificarse, en inmolarse para reconocer que Jesús lo es todo, para seguir sus huellas, para realizar en nuestra vida cuál fue su carácter. » (meditaciones, volumen I, pág. 168.)

¿Qué quiere decir eso? Que sólo Jesús puede hacernos verdaderamente felices en esta vida y en la próxima. Los seres humanos han inventado muchas cosas pero nunca han creado nada. Dios creó todo: ¡él es la respuesta a este éxito y a esta felicidad que tanto buscamos! Nada es imposible para él. Por cierto, estemos tranquilos, la autoinmolación equivale a buscar la voluntad de Dios quitando de nuestra vida lo que no le corresponde. Dios se ha inclinado sobre nosotros para guiarnos al verdadero éxito. ¡Respondamos a su invitación!

Sacerdotes:
¡Apunta a la santidad!

Varios escritos del padre Eugenio Prévost están destinados a los sacerdotes para animarlos, exhortarlos y consolarlos con las aclaraciones con las que Cristo tuvo la bondad de honrarlo. “Quiero ser santo” es una frase fuerte. El camino espiritual del padre Prévost nos habla de una visión: la de dejar todo en manos de Jesús y dejar que Él lo haga. Se vuelve maleable, en manos de un ser lleno de tanto amor por su sacerdote que no hay nada que temer. Cuando las dificultades perturban los objetivos fijados, debemos redoblar nuestro celo para aferrarnos a la fe, único baluarte sólido para los creyentes, especialmente cuando se lleva el hábito sacerdotal. El padre Prévost tenía una fe inquebrantable en Jesús; es su deseo de querer convertirse en santo lo que llevó sus decisiones y sus acciones. Como dijo el padre Damián Bokossa en su presentación de la biografía del padre Prévost escrita por el padre Lapointe durante el último encuentro de asociados: “El padre Eugène Prévost recuerda a los sacerdotes que la santidad es una de las posibilidades si admitimos como objetivo de nuestro sacerdocio . ¡Todo sacerdote debería leer la biografía del padre Prévost! » 

¿Qué pasa cuando un sacerdote abandona la mano del Buen Pastor? El hombre se encuentra cada vez más abandonado a su suerte y el peligro que corre es el desánimo y el cansancio de servir a la comunidad. Evocando momentos más dolorosos, el padre Prévost manifiesta más ardientemente su deseo de dejarse guiar por Aquel a quien ama sobre todo. No hay objeciones al alboroto que, en cualquier caso, tarde o temprano pasará. Ser “uno” con Cristo es parecerse a él en lo más pequeño y en lo más grande, en la risa o en las lágrimas. El padre Prévost no se complace más que en amar, servir y entregarse enteramente a este amor a Cristo que lo consuela en este ardiente deseo de ser santo. No hay nada meritorio en esto; sólo para ser el servidor inútil que se siente honrado de haber sido elegido por el Sumo Sacerdote. Desde esta perspectiva, entendemos por qué incluso el sufrimiento es bienvenido como una atención especial por parte de Jesús. Todo es según la voluntad del Maestro porque hay que ser consciente del privilegio de ser amado por Dios por haber sido llamado al sacerdocio.

Al leer las cartas circulares escritas por el Padre Prévost, vemos que él ama a los sacerdotes con un amor incondicional. Los llama cariñosamente “Míos”, la M mayúscula especifica claramente que pertenecen ante todo a Jesús; se apresura a tener noticias de ellos; su sufrimiento es suyo al igual que su alegría. ¿No es necesario que el Señor también llame “míos” a sus sacerdotes? ¡Sacerdotes, aspirad a la santidad! No os dejéis llevar por lo temporal sino tomad la armadura que el Maestro os ha dado para conducir a la santidad a todos aquellos que el Señor os confía. ¿El niño no recibe los rasgos de carácter del padre? ¡Que tu rasgo más evidente sea tu deseo de santidad encendido por el loco amor que sientes por Cristo!

acabo de dar un
gran misión para tu hermano

Estas son las palabras que pronunció el Papa León XIII a la hermana pequeña del padre Eugène Prévost, después de haberla recibido en audiencia privada el 17 de febrero de 1901. Evidentemente, quien dice misión significa preparación, equipamiento, planificación para afrontar cualquier eventualidad. "¿Tienes lo que necesitas?" » preguntó el Papa. “No, pero confío en la Providencia”, responderá el padre Prévost y añadirá: “Como es Dios quien quiere esta obra, sabrá darle lo que necesita. » El acto de abandono a la voluntad de Dios manifestado por el Padre Prévost es elocuente de su fe en él. ¿Cómo podría Dios abandonar un barco si es suyo? Si el mar está en calma, ¡alegrémonos! Si el mar está agitado, alegrémonos aún de este acto de abandono que se pide. ¡Todo es gracia!

Sin embargo, a primera vista está claro que parece haber una contradicción: ¿se podría pensar que el capitán de un gran barco no tendría los medios para llegar a su destino, lo que correría el riesgo de abortar el viaje? Después de todo, si el Papa León XIII decretó que esta misión de Eugène Prévost era grandiosa, no es de extrañar que le preguntara si tenía lo necesario para llevarla a cabo. Sin embargo, observemos que la acción divina se ha manifestado desde que estamos en 2018, y que las dos obras sacerdotales establecidas por el padre Prévost todavía existen hoy, aunque el fundador comenzó su obra con el deseo de hacer la voluntad de Dios, pero casi nada más. .

Racionalmente, si podemos ver esta fundación como un gesto impetuoso o incluso excesivo, desde el punto de vista espiritual, constituye la culminación de una preparación vivida por el padre Prévost en un camino que lo llevó hacia este designio que Dios tenía para él. Las obras del padre Prévost no son principalmente un enfoque personal, sino más bien la respuesta a una llamada que manifiesta la voluntad de Dios en este momento importante, como fue el caso en todos los momentos de su vida. Como dijo sobre sus estudios: “Por el momento, mi santidad está ahí, me entrego de todo corazón” (Georges Lapointe, Al servicio de Jesús en sus sacerdotes, pag. 56). Permanecer en Dios en el momento presente nos lleva inevitablemente a cumplir su misión de amor en la tierra, esto nos enseñó el Padre Prévost aquel día de febrero de 1901.

Cada comunidad religiosa de la Iglesia encarna un aspecto del Evangelio: las congregaciones fundadas por el padre Prévost ponen el amor de Jesús y de sus apóstoles, los sacerdotes, en el centro de sus vidas. A través de su oración y dedicación ofrecen su vida por la santificación de los sacerdotes. ¡Qué bueno cuidar la santidad de los sacerdotes!

Como asociados, nuestra preocupación por la santificación de los sacerdotes comienza con la oración para que permanezcan en la voluntad de Dios. Ofrecer nuestras Eucaristías y un tiempo de adoración también es parte de este proceso. Personalmente, añadiría esto: no tengamos miedo de presentarles al padre Eugène Prévost, si es posible. Recordémosles que los necesitamos a ellos, a su poder sacramental, a su santidad. ¡Ser santo es amar como ama Dios!

Santidad, una pregunta
intensidad del amor por Jesús

¿Cuál es el pináculo del amor que se expande hasta el infinito? Es la entrega total de uno mismo a Jesús por los demás. El contemplativo saca de la intimidad con Jesús un amor desbordante que le lleva a servir a los demás con generosidad. Este amor ardiente por él nos consume. Reanudamos nuestras actividades, mejor desapegados del mundo, más apegados a Jesús que vive en nosotros y nosotros en él. Una de las gracias con las que el Señor ha concedido a algunos santos es permitirles sentir esta unión con Él, a veces con intensidad extática. Debido a nuestra débil naturaleza, tanto carnal como espiritual, no podemos sentir esta unión continuamente. Sin embargo, fuimos creados para ser testigos del amor de Dios a las personas que tienen hambre y sed de Él. Para ello, debemos llevarlo continuamente dentro de nuestro ser. Todos en esta tierra, creyentes o no, distinguen el bien del mal. La diferencia es que, sin Cristo, Luz del mundo, para iluminarnos sobre la naturaleza de las cosas, nuestro discernimiento no es muy agudo.

Durante un encuentro de asociados, el Padre Jean-Paul Paré, cfs, expresó que debemos tener el corazón ardiendo de amor a Cristo. Es falso pretender amar a Jesús y al mismo tiempo no desarrollar en nosotros el deseo de agradarle más. Debemos ser testigos íntegros y no crear un Jesús a la carta según nuestras zonas de confort y malestar. Jesús no nos pide que revisemos sus caminos; pide seguirlos, y además, ¡es el mayor honor que se le puede dar a alguien ser elegido por él! Esto nos lleva a tomar conciencia de la importancia del sacerdocio en nuestro mundo y, en consecuencia, de la importancia de las obras del padre Prévost. He aquí un extracto de la entrevista que el padre Paré concedió sobre este tema durante el encuentro de asociados: “Recordemos que hay dos sacerdocios distintos: el bautismal y el ministerial. La mayor felicidad de Jesús es entregarse totalmente a nuestra alma. El papel de todos los bautizados es ofrecerse a Dios para la salvación del mundo. El bautismo, como todos los sacramentos, no está diseñado para perpetuar una tradición familiar; están ahí para encender nuestros corazones con el amor de Jesús y prender fuego al mundo. » En cuanto al sacerdocio ministerial, esto es lo que dice: “Ayudad a los fieles a vivir el sacerdocio bautismal mediante el sacrificio de la Misa; es más, ¡no hay oración más grande y magnífica que la de la misa! No somos conscientes de su valor real; es la pasión del amor de Jesús por cada uno de nosotros. ¡El sacerdote, si va a refugiarse en la Fuente del amor, allí encuentra todo! Allí encontró la plenitud para continuar su ministerio. El sacerdote debe llevar a Cristo en sí, dejarlo crecer y, como María, decir: “¡Señor, haz de mí lo que te plazca!”. Ésta es la grandeza del sacerdocio. Las obras del padre Prévost son de gran importancia en el mundo. »

Seamos santos por amor

Los seres humanos muchas veces tienen dificultades para ser “a imagen y semejanza” de Dios, porque son muy imperfectos. Sin embargo, Jesús nos invita a ser perfectos como el Padre Celestial. Por el don de su vida en el sacerdocio, el sacerdote lleva aún más esta exigencia de ser perfecto, es decir, de conformarse perfectamente a Cristo en todo. Esto es muy exigente y humanamente imposible con las propias fuerzas.

El Padre Prévost, por su deseo de santidad, recorrió este camino de perfección propuesto por Cristo. Lo primero que nos dice el padre Prévost a este respecto es que no es más que un hombre pobre, incapaz de alcanzar esta perfección por sí solo. Luego vendrá el don de sí y el amor que todo prende fuego, hasta consumirse. Ahí está el secreto: la inmolación del amor que hace desaparecer el yo para abrazar totalmente a Cristo. El pecado surge de la falta de amor a Cristo. Es exigente amar a Dios pero esta exigencia, cuando es el amor el que guía, nos lleva al abandono a su voluntad, y estamos en el camino de la santidad, nada menos. ¿Cuántas veces preferimos elegirnos a nosotros mismos cuando podríamos ofrecerle más tiempo? El yo se sacrifica para sumergirse en la gracia de la salvación.

El amor a Cristo sobre todo y el abandono a la voluntad divina son herramientas que nos guían hacia el camino de la santidad. Ya no es una cuestión de habilidades sino de una elección en cada momento de decir “sí” a tu amor. No hay mayor amor que dar la vida por quienes amas.

Para finalizar esta reflexión, os dejo estas palabras del Papa Francisco extraídas de la exhortación apostólica Gaudete et exultate sobre la llamada a la santidad en el mundo de hoy (n. 51), y que recogen perfectamente el pensamiento del padre Prévost sobre la cuestión de la santidad:

Cuando Dios habla con Abraham, le dice: “Yo soy el Dios Todopoderoso. Camina en mi presencia y sé perfecto” (génesis 17, 1). Para que seamos perfectos como Él desea, debemos vivir humildemente en Su presencia, envueltos en Su gloria; debemos caminar en unión con él reconociendo su amor constante en nuestras vidas. Ya no debemos tener miedo de esta presencia que sólo puede hacernos bien. Él es el Padre que nos dio la vida y que tanto nos ama. Una vez que lo aceptamos y dejamos de pensar en nuestra vida sin él, la ansiedad de la soledad desaparece (cf. salmo 139,7). Y si ya no alejamos a Dios de nosotros y vivimos en su presencia, podremos permitirle examinar nuestros corazones para ver si están en el camino correcto (cf. salmo 139,23-24). Así conoceremos la voluntad del Señor, lo que le agrada y lo que es perfecto (cf. Romanos 12,1-2) y dejaremos que él nos moldee como un alfarero (cf. Isaías 29,16). Muchas veces hemos dicho que Dios vive en nosotros, pero es mejor decir que vivimos en él, que él nos permite vivir en su luz y en su amor.

Artículo sobre el padre Damián Bokossa

 

 

Las obras del padre Prévost
y la santificación de los sacerdotes

Primero, ¿qué es un sacerdote? Podemos leer este texto en el Carta a los hebreos (5, 1-10):

Todo sumo sacerdote es tomado de entre los hombres; está establecido para intervenir a favor de los hombres en sus relaciones con Dios; debe ofrecer ofrendas y sacrificios por los pecados. Es capaz de comprender a quienes cometen faltas por ignorancia o por error, porque también él está lleno de debilidad; y, a causa de esta debilidad, debe ofrecer sacrificios tanto por sus propios pecados como por los del pueblo. No nos atribuimos este honor a nosotros mismos, somos llamados por Dios, como Aarón. En verdad, esto es así para Cristo: no se dio a sí mismo la gloria de ser sumo sacerdote; lo recibió de Dios, quien le dijo: Tú eres mi Hijo, yo hoy te he engendrado, porque también le decía en otro salmo: Tú eres sacerdote del orden de Melquisedec para la eternidad.

Este texto nos hace conscientes de que el sacerdote, en representación de Jesús sumo sacerdote, es un intermediario entre Dios y nosotros, para reconciliarnos con él. Otro texto esclarecedor sobre el sacerdocio, extracto del decreto presbítero ordinis, del Concilio Vaticano II: “El sacerdocio de los presbíteros, si presupone los sacramentos de la iniciación cristiana, se confiere sin embargo por medio del sacramento particular que, mediante la unción del Espíritu Santo, les confiere un carácter especial, y por tanto los configura con Cristo Sacerdote para hacerlos capaces de actuar en nombre de Cristo Cabeza en persona. »

Esto es lo que el padre Eugenio Prévost entendía de los sacerdotes: al estar configurados con Cristo, los llama a santificarse de un modo particular. La santidad debe ser especialmente para ellos una pasión a perseguir, es por eso que debemos orar constantemente por su santificación. No juzguemos a los sacerdotes, sólo Dios los juzgará. Mateo 7:23 nos dice: “Los que me dicen: ¡Señor, Señor! No todos entrarán en el reino de los cielos, sino sólo el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos. Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no hemos profetizado en tu nombre? ¿No hemos echado fuera demonios en tu nombre? ¿Y no hemos hecho muchos milagros en tu nombre? Entonces les diré abiertamente: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de iniquidad. »

Cuando un hombre se hace sacerdote, su vida ya no le pertenece, pero sigue siendo humano. Seamos amables con ellos como nos recomienda el buen padre Prévost. Hay pruebas durante su ministerio que se nos escapan; la soledad que a veces experimentan, sobre todo a medida que envejecen, puede ser un verdadero tormento. El padre Prévost quería que los sacerdotes se apoyaran mutuamente en las dificultades en el amor, la humildad y el sacrificio personal. Como asociados, seamos sensibles a esto y ofrezcamos nuestro tiempo como podamos. Sobre todo, apoyemos con nuestras incesantes oraciones las dos obras del padre Prévost para que sean reconocidas, así como a su fundador. Oremos por la santificación de los sacerdotes.

 

Cuando un hombre se hace sacerdote, su vida ya no le pertenece.

 

 

Personas asociadas: próximas reuniones

15.05.2023

Estimados asociados, queridos asociados,
Los próximos encuentros de personas asociadas a la Obra del Padre Eugène Prévost tendrán lugar los días 21 de mayo y 4 de junio.er 10 de agosto, 3 de septiembre y 2023 de octubre de 4561. Los encuentros tendrán lugar en el presbiterio de la iglesia de Saint-Zotique (parroquia de la Beata María Ana Blondin), XNUMX, rue Notre-Dame Ouest (estación de metro Saint-Henri). Dado que la situación sanitaria puede afectar las fechas, rogamos contactar con el hermano Michel Lagrois, responsable.

Ya hayas participado o no, ¡todos son bienvenidos!

 

 

Las Oblatas de Betania en Capítulo

30.08.2022

Del 5 al 15 de septiembre las Oblatas de Betania celebrarán un Capítulo General. ¡No, las monjas no glorificarán parte de un libro! 😀 Para una congregación religiosa, un Capítulo General podría compararse a una junta general de accionistas de una empresa, donde los responsables presentan un informe sobre su gestión y dan a conocer las orientaciones previstas para el futuro próximo. No es una reunión de todas las hermanas: los delegados son elegidos por los miembros de la congregación para representarlas. Entre las Oblatas, el Capítulo General suele celebrarse cada cinco años, pero se retrasó un año a causa de la pandemia.

Este año, el Capítulo se realizará en sesión virtual vía Zoom. Un Capítulo de reflexión sobre un tema espiritual precede al Capítulo de elección de los cuatro miembros del Consejo General. Nuestro tema rector para los próximos cinco años es: Benditos de estar juntos, caminando con Jesús, hacia la santidad.

 

 

Encomendamos este Capítulo General a la oración de los Amigos del Padre Prévost para que, siguiendo su ejemplo, las Oblatas de Betania, sus hijas espirituales, sigan tendiendo a la santidad y siendo testigos de su misericordia hacia los sacerdotes.

 

 

Personas asociadas: próximas actividades

15.05.2022

Estimados asociados, queridos asociados,
El 6 de marzo de 2022 se realizó la primera reunión de personas asociadas. La jornada comenzó con una hora de culto en la pequeña capilla anexa a la iglesia de Saint-Zotique. Unas diez personas acuden a contemplar a Jesús expuesto en el altar. La adoración finaliza con oraciones y alabanzas según la tradición de la Fraternidad Sacerdotal y de las Oblatas de Betania. El encuentro tuvo lugar en el presbiterio, que es también el Cenáculo San Pío X. Lo dirigen el padre Marco-Aurelio y el hermano Michel Lagrois: oración por las vocaciones, ofrenda a Jesús e invocaciones comunitarias. Se comparte la carta del Papa Francisco con motivo de la Cuaresma: no os canséis de hacer el bien. Durante el intercambio, todos expresan cómo esto se vive diariamente, en su entorno de vida.

Las fechas siguen sujetas a cambios. Dada la situación sanitaria, la reunión prevista para abril fue cancelada.

Los próximos encuentros tendrán lugar los días 7 de junio, 27 de agosto, 18 de septiembre y 9 de octubre, a las 14 horas, en la casa parroquial de la iglesia Saint-Zotique, 4561, rue Notre-Dame Ouest (estación de metro Saint-Henri).

Cada domingo a las 14 horas, un grupo de feligreses y personas asociadas se reúnen para un encuentro de oración en la capilla de adoración de Saint-Zotique. ¡Bienvenidos a todos! ¡Viva Jesús!

Para obtener más información, póngase en contacto con el hermano Michel Lagrois, cfs:
michellagrois43@yahoo.ca

 

 

Personas asociadas: reanudación de actividades

25.03.2022

Estimados asociados, queridos asociados,
Buenas noticias: ¡pronto se reanudarán las actividades habituales de las personas asociadas! Las reuniones tienen lugar los domingos a las 14 horas, en la casa parroquial de la iglesia Saint-Zotique, 4561, rue Notre-Dame Ouest (metro Saint-Henri). La primera está prevista para el 6 de marzo de 2022 y la acogerá el padre Marco Aurelio, cfs, un joven colombiano que pasó varios meses en Quebec. Los siguientes serán el 3 de abril, 8 de mayo, 7 de junio, 27 de agosto, 18 de septiembre y 9 de octubre.

Las fechas siguen sujetas a cambios. Teniendo en cuenta la situación sanitaria.

Cada domingo a las 14 horas, un grupo de feligreses y personas asociadas se reúnen para un encuentro de oración en la capilla de adoración de Saint-Zotique. ¡Bienvenidos a todos! ¡Viva Jesús!

Padre Michel Lagrois, cfs

 

 

 

Mensaje navideño a personas asociadas

25.01.2022

Estimados asociados, queridos asociados,
Desde junio, hemos tenido el placer de volver a encontrarnos mediante la reanudación de nuestras reuniones. Durante los últimos dos años hemos contado con la preciosa colaboración del Padre Jean-Paul Paré, cfs Estuvo con nosotros el domingo 19 de septiembre. Quienes asistieron a la reunión lo vieron por última vez ya que falleció el 10 de octubre siguiente. Tenemos excelentes recuerdos de él; en reconocimiento de todo el bien que nos ha hecho, llevémoslo en nuestra oración.

Este año nuevamente hemos tenido que cambiar la forma en que vivimos nuestra fe. Muchos encuentran maneras de ayudar a los sacerdotes, primero mediante la oración y también mediante diversos servicios. Quisiera reiterarle mi gratitud y agradecerle sinceramente la continuidad de su colaboración, especialmente con el párroco de su parroquia. Todos estos pequeños y grandes servicios están enteramente en línea con el carisma del Padre Prévost y sus dos congregaciones: la Fraternidad Sacerdotal y las Oblatas de Betania.

Para el año 2021, el tema propuesto para nuestra reflexión será: Jesús nuestro tierno Maestro, según una expresión querida por nuestro padre fundador. Para ayudarnos a profundizar en este tema, nos basaremos en el libro escrito por el padre Prévost: Jesús enseñó solo. La revista Les Amis de Béthanie también será una buena fuente de reflexión sobre el mismo tema. Además, encontraremos frecuentemente esta expresión en los evangelios dominicales.

Pase lo que pase, mantengamos siempre la esperanza porque no olvidemos que Jesús nuestro tierno Maestro camina con nosotros cada día. A ustedes y a todas sus familias les deseo una muy Feliz Navidad y un Próspero, Próspero y Santo Año Nuevo. Que el Niño Jesús, María y José os llenen de paz, alegría y felicidad en esta época de Navidad y durante todo el Año Nuevo. Oremos unos por otros y, con el padre Prévost y el padre Paré, digamos frecuentemente entre nosotros: ¡Viva Jesús!

Padre Michel Lagrois, cfs

 

 

Reuniones de personas asociadas

05.11.2021

El domingo 19 de septiembre, personas asociadas a la Obra del padre Eugène Prévost se reunieron en Laval, en la enfermería de los Hermanos de las Escuelas Cristianas, donde residen algunos religiosos canadienses de la Fraternidad Sacerdotal. El buen tiempo permitió reunirse en el exterior a los asociados y religiosos de la Fraternidad que les acompañaban. El padre Jean-Paul Paré moderó el encuentro a partir de un texto sobre el sacerdote. Los presentes pudieron expresar su alegría por estar asociados o religiosos en la escuela del padre Eugène Prévost.

Durante la reunión, el padre Paré tuvo que detenerse y pedirle al hermano Michel que continuara porque ya no podía continuar, se estaba quedando sin aire. El 10 de octubre iba a reunirse con Jesús, a la edad de 92 años. Fue pionero en el establecimiento de la Fraternidad Sacerdotal y de las Oblatas de Betania en Colombia, y dirigió grupos de personas asociadas en Colombia y Miami.

La última reunión del grupo de Montreal se celebró el 17 de octubre en Montreal. Después de compartir textos del padre Prévost sobre la felicidad, el animador presentó a los presentes las vísperas recitadas juntos, con la ayuda del libro Oración del tiempo presente. Apreciaron mucho esta oración con toda la Iglesia.

Estad atentos a la web, publicaremos las fechas de los encuentros de 2022 lo antes posible, rezando para que la situación sanitaria nos permita continuar.

Padre Michel Lagrois, cfs

 

El hermano Michel, responsable, explica a los asistentes la vidriera de Santa Teresa del Niño Jesús en la iglesia de Saint-Zotique. Santa Teresa, cuyo proceso de beatificación fue iniciado por el padre Eugène Prévost, es una de las patronas de la Fraternidad Sacerdotal y de las Oblatas de Betania.

 

 

Reanudación de actividades

25.08.2021

Durante el último año y medio, el responsable se comunicó regularmente con los asociados por teléfono, correo electrónico y correo postal, especialmente mediante el envío de cartas circulares en los aniversarios de nuestras congregaciones y en las principales fiestas litúrgicas. Lo primero que se pide a los asociados es orar por los sacerdotes y también por las vocaciones en unión con las congregaciones de la Fraternidad Sacerdotal y las Oblatas de Betania. Muchos participan activamente en su parroquia para ayudar a los sacerdotes en su ministerio: algunos ayudan a preparar la liturgia dominical, otros proporcionan ayuda material, como el cuidado del césped de la iglesia o el lavado del altar. Un asociado contribuye a la revista con artículos regulares. Además, los asociados han organizado dos grupos de adoración en las parroquias, en los que participan una veintena de personas: adoraciones silenciosas o meditadas, muy a menudo utilizando textos del padre Prévost.

 

Cada domingo, personas asociadas y amigos
reunirse en la capilla de culto parroquial
Marie-Anne Blondin (iglesia de Saint-Zotique, Montreal).

 

El 15 de junio se celebró la primera reunión ordinaria en el Cénacle Saint-Pie X (presbiterio de la iglesia Saint-Zotique, en Montreal). Buen tiempo de oración y de compartir, encuentro con los religiosos de la Fraternidad, con adoración en la capilla animada por textos del fundador sobre la felicidad. Los asociados renovaron su compromiso ante Jesús en la capilla. Está prevista una celebración especial para el 24 de agosto. “Si Jesús hace tan felices a quienes lo aman y le sirven, es porque él es fuente de felicidad y de amor” (P. Prévost). ¡Viva Jesús!

El domingo 1 se celebró una segunda reunión.er Agosto, con motivo del 75e Aniversario de la muerte del Padre Prévost en La Beuvrière, Francia. La reunión se adelantó para evitar el riesgo de un regreso de la pandemia. Los presentes asistieron a la misa parroquial en la iglesia de Saint-Zotique; las lecturas y la homilía estuvieron en perfecta armonía con la espiritualidad del fundador. A la Eucaristía siguió un buen momento de adoración, luego una comida y un intercambio sobre el tema del año, la felicidad, con referencias al Padre Prévost y al año dedicado a San José, ofrecido por el fundador como segundo patrón de las congregaciones de las Oblatas de Betania y la Fraternidad Sacerdotal.

Si la situación sanitaria lo permite, se celebrará una reunión en septiembre.

Padre Michel Lagrois, cfs

 

 

Reunión memorable

25.05.2021

Hola queridos hermanos, hermanas, asociados y amigos,
Este año, como el Miércoles de Ceniza cae el 17 de febrero, la celebración de nuestros 120e El aniversario de la fundación se ha adelantado al 16 de febrero de 2021.

Una novedad para nuestras congregaciones: nuestros hermanos en Colombia organizaron una reunión virtual. A las 15 horas nos reunimos todos, frente a la pantalla de nuestra computadora, padres y hermanos de todos los Cenáculos de Colombia y Canadá, a los que se suman nuestras hermanas Oblatas de Betania del Cenáculo Jesús-Sacerdote, en Bogotá.

En la inauguración todos se saludan, es una gran alegría encontrarnos de esta manera, una primicia para muchos. Algunas personas religiosas dicen las palabras de bienvenida. Un momento importante de este encuentro es sin duda la conferencia del Superior General, Padre Adrián Fonseca Ríos, cfs. Nos habla en directo desde la casa general, lo que nos permite saludar a los hermanos residentes de este Cenáculo. Comparte con nosotros extractos de las cartas circulares de nuestro padre fundador, dirigidas a religiosos y religiosas en aniversarios y ocasiones especiales de la historia de nuestras congregaciones. Estas palabras resuenan mucho en nosotros en este aniversario y nos hacen bien. Estas cartas constituyen una gran riqueza y un tesoro inestimable para nosotros, sus “hijos del futuro”, como a menudo le gustaba decir. Son hermosos temas para la meditación.

El intercambio se realiza en forma de cuestionario: debemos encontrar las palabras que faltan en frases inspiradas en la espiritualidad de nuestros institutos. La culminación de este hermoso encuentro fraterno: escuchar la voz del Padre Eugène Prévost, nuestro fundador, conservada gracias a un disco grabado con motivo de su 50 aniversario.e aniversario de la ordenación sacerdotal. La traducción al español, realizada por un religioso, se proyecta en la parte inferior de la pantalla.

Pude enviar esta grabación a las personas asociadas, durante el mensaje con motivo del aniversario del 17 de febrero, invitándoles a unirse a nuestra acción de gracias como miembros de la gran familia del Padre Eugène Prévost, celebrando al unísono este día memorable.

Sinceras felicitaciones a nuestros hermanos colombianos por la organización, presentación y desarrollo de este tan exitoso encuentro. Demos gracias a Jesús por tener acceso a estos modernos medios de comunicación. Y en comunión de corazón digamos: ¡Dios lo bendiga y Viva Jesús! ¡Bendito sea Dios y viva Jesús!

Padre Michel Lagrois, cfs

 

 

Unas palabras del responsable de personas asociadas

25.03.2021

Hola queridos hermanos, hermanas, asociados y amigos,
Cada año, cuando llega el aniversario de la fundación de nuestras Congregaciones, de la Fraternidad Sacerdotal y de las Hermanas Oblatas de Betania, suben a mi corazón profundos sentimientos de acción de gracias hacia Jesús y hacia nuestro fundador, el padre Eugène Prévost.

En primer lugar a Jesús: un gran agradecimiento por haber inspirado a nuestro padre a fundar estas Obras cuyo objetivo sería estar al servicio de los sacerdotes y orar por ellos, especialmente a través de la adoración diaria al Santísimo Sacramento expuesto en nuestras capillas. Luego, mi agradecimiento al padre Prévost, por su constante colaboración con el proyecto de Jesús para él. A pesar de los malentendidos, el rechazo y la oposición, perseveró en continuar la Obra que había iniciado.

Cuando abrió su primera casa el 8 de septiembre de 1901 en París, tenía un sacerdote y un hermano lego para ayudarle. Con un personal tan reducido, el Cenáculo funcionó bien: a principios de enero de 1902, un sacerdote hospedado comenzó de nuevo a celebrar misa. Fue una gran victoria para el fundador y sus hermanos. Porque en la idea del padre Prévost, la prioridad en esta fundación era ayudar a los sacerdotes en dificultades, además de a los sacerdotes viajeros y ancianos, así como a cualquier otro servicio que surgiera en el futuro. El padre Prévost pensó en grande y dejó el campo abierto a sus religiosos para obras nuevas y adaptadas, según las necesidades y las circunstancias.

A este respecto, he aquí el pensamiento del fundador, citado de su Directorio espiritual (p. 48): “La Congregación no sólo no puede permanecer indiferente ante las necesidades del sacerdote, de cualquier orden, sino también su honor y su la felicidad es hacer todo lo posible y utilizar todos los medios a su alcance para ayudarle según lo exigen los deberes de su noble y divina misión. »

en este 120e aniversario, tengo ganas de expresar mi profundo agradecimiento a nuestros valientes antecesores en esta Obra: padres, hermanas, hermanos y asociados, porque es gracias a ellos si todavía estamos muy vivos, religiosos y religiosas de la Fraternidad Sacerdotales y Oblatas. de Betania.

Siguiendo a nuestro Padre y preservando su herencia, repitamos juntos: “¡Viva Jesús! »

Padre Michel Lagrois, cfs

 

 

Un centenario de la Fraternidad Sacerdotal

25.08.2020

El 12 de noviembre de 2019, el Padre Pierre Charette, cfs, celebró su centenario. Se trata de una primera congregación fundada por el padre Prévost. El Padre Charette hizo su profesión el 1 de noviembre de 1954 y fue ordenado sacerdote el 22 de junio de 1958. En esta foto, está rodeado por el hermano Michel Lagrois, cfs, y su sobrina Louise. El padre Charette y el hermano Lagrois son, respectivamente, el mayor y el más joven de los religiosos canadienses de la Fraternidad.

 

Padre Pierre Charette, cfs,
orgullosamente rodeado de
hermano Michel Lagrois, cfs,
y su sobrina Luisa.

 

Los encuentros de septiembre y octubre estuvieron a cargo del padre Jean-Paul Paré. Basándose en su compromiso como religioso de la Fraternidad Sacerdotal, así como en las numerosas estancias pasadas en Colombia, el Padre Paré explicó cómo vivir la espiritualidad del Padre Prévost en nuestra vida cotidiana, inspirándose en los textos de Santa Marielle Chrétien, cob Los presentes pudieron beneficiarse de estas conferencias; El hermano Michel Lagrois compartió los pasajes más inspiradores con aquellos que, impedidos por la edad o la distancia, no pudieron unirse al grupo.

 

 

Últimas reuniones de personas asociadas en 2019

25.03.2020

Personas vinculadas a la Obra del Padre Eugène Prévost pudieron participar de tres encuentros enriquecedores para cerrar el año 2019.

En agosto, muchos de ellos participaron en la celebración de los 90 años de presencia de la Fraternidad Sacerdotal en Pointe-du-Lac, durante la cual se presentó una conferencia ilustrada sobre los 90 años de presencia del CFS y la COB en Pointe-du-Lac, seguido de una celebración de oración en el cementerio comunitario, alrededor de la tumba del Padre Prévost, dirigida por el Padre Jean-Paul Paré, cfs, y Mme Ginette Lagrois, socia. METROme Denise Morneau captó, a través de fotografías y vídeos, los momentos principales de este día.

Los encuentros de septiembre y octubre estuvieron a cargo del padre Jean-Paul Paré. Basándose en su compromiso como religioso de la Fraternidad Sacerdotal, así como en las numerosas estancias pasadas en Colombia, el Padre Paré explicó cómo vivir la espiritualidad del Padre Prévost en nuestra vida cotidiana, inspirándose en los textos de Santa Marielle Chrétien, cob Los presentes pudieron beneficiarse de estas conferencias; El hermano Michel Lagrois compartió los pasajes más inspiradores con aquellos que, impedidos por la edad o la distancia, no pudieron unirse al grupo.

 

 

Un 90e aniversario y una mudanza

15.01.2020

El 24 de agosto, aniversario del nacimiento del Padre Prévost, se celebró en el Cénáculo Saint-Pierre, en Pointe-du-Lac, un encuentro de personas vinculadas a la Obra del Padre Eugène Prévost. En esta ocasión, varios religiosos de la Fraternidad Sacerdotal, un nutrido grupo de Oblatas de Betania así como varios padres y amigos de ambas congregaciones se unieron a los asociados para destacar dos acontecimientos.

Por un lado, 2019 marca el 90e Aniversario de la presencia de la Fraternidad Sacerdotal en Pointe-du-Lac. Fue en 1929 cuando el Padre Eugène Prévost fundó el Cenáculo Santa Teresa del Niño Jesús, inaugurando así su obra en Canadá. El fundador fundaría también una casa para las Oblatas de Betania en 1933. En ambos casos, un objetivo importante era captar vocaciones canadienses para ambas congregaciones. Además, los religiosos y religiosas dieron testimonio de una vida de oración y de culto, a la que los residentes y visitantes de Pointe-du-Lac podían participar, y los religiosos y religiosas colaboraron a menudo en el ministerio pastoral en la diócesis de Trois-Rivières. Además, el encuentro se celebró justo antes de la partida de los últimos nueve religiosos de la Fraternidad, residentes en Pointe-du-Lac, hacia su nueva residencia, en la enfermería de los Hermanos de las escuelas cristianas de Sainte-Dorothée (Laval, norte de Montréal). Los religiosos podrán continuar allí su vida de culto mientras reciben los cuidados adecuados a su estado de salud.

La jornada comenzó con una celebración eucarística. En la homilía pronunciada por el padre Bruno Hamel, el ex superior general recordó:

El Padre Prévost tenía un culto muy particular a la persona y al nombre de Jesús. Y para él, Jesús está presente en el Santísimo Sacramento del altar. Jesús es a quien queremos honrar como Sacerdote y Víctima en el Santísimo Sacramento del altar. Es a él a quien adoramos en el Santísimo Sacramento del altar y a quien queremos honrar y glorificar como la persona que glorifica a Dios Padre y contribuye más eficazmente a la santificación de todos los sacerdotes del mundo. Esta es nuestra misión en la Iglesia. Y nuestro amor a la Iglesia se concreta en nuestro servicio a los sacerdotes, a quienes están unidos de manera especial, por la ordenación sacerdotal, al Sacerdocio de Jesús Sacerdote.

Después de una comida festiva, la jornada continuó con una conferencia ilustrada sobre los 90 años de presencia del CFS y la COB en Pointe-du-Lac, luego con una celebración de oración en el cementerio comunitario, alrededor de la tumba del fundador. METROme Denise Morneau captó, a través de fotografías y vídeos, los momentos principales de este día.

 

24 de agosto de 2019: un día memorable en Pointe-du-Lac.

 

 

Actividades de las personas asociadas.

15.10.2019

La reunión del 2 de junio de 1019 reunió a 7 asociados, entre ellos Jérôme Collura, que moderó la conferencia. Después de un momento de oración dirigida por el hermano Michel, el Sr. Collura compartió lo que le toca particularmente de la espiritualidad del fundador: “El padre Eugène Prévost no se centra exclusivamente en el sacerdote, sino en el Corazón eucarístico y sacerdotal de Jesús, sacerdote y víctima: víctima significa anfitrión, ofrenda. El Padre Prévost también enseña que Jesús, a través de su función sacerdotal, es soberano y eterno pontífice, por lo tanto permanece con nosotros hasta el fin de los tiempos: es la Cabeza de la Iglesia. El padre Prévost también enseña que Jesús es el purificador de las conciencias. Podríamos subrayar también el vínculo del estado de amor de Jesús hacia su Padre Sacerdote. » Muchas gracias al Sr. Collura por compartir con nosotros sus pensamientos sobre la espiritualidad del Padre Prévost, fue muy interesante.

La reunión del 6 de julio fue especial, porque reunió a los asociados y a los miembros del consejo general de la Fraternidad Sacerdotal: el superior general p. Adrian, su asistente p. Carlos, pág. Elkin (quien proporcionó traducción simultánea en ambas direcciones) y el P. Libardo. Fr. Michel los presentó al grupo, agradeciéndoles su presencia y la atención prestada a los asociados de Canadá. También agradeció a los siete asociados por haber venido a pesar del calor y del tiempo festivo. Después de presentarse, los asociados respondieron a la pregunta del superior general: “¿Cómo conociste la obra del Padre Prévost? », expresándose cada uno según su camino: encontrándose con un religioso o leyendo sobre el padre Prévost. Entonces, el P. Carlos habla de los asociados en Colombia, de los cuales es responsable, y ofrece a todos los folletos de oraciones de la congregación y oraciones especiales para los sacerdotes. La pág. Elkin lee un número de Directorio Espiritual sobre la espiritualidad del amor transmitida por el fundador, que comenta al igual que el P. Adrián. Última pregunta del Hno. Libardo: “¿Qué les aporta estar asociados a nuestras congregaciones y, a cambio, qué nos aportan a nosotros? » Después de unos cantos a la Virgen María, dirigidos por p. Elkin, la reunión termina con un refrigerio.

 

Durante la reunión de junio,
personas asociadas destacadas
el aniversario del natalicio del Padre Bruno Hamel,
ex superior general de la Fraternidad Sacerdotal.

 

Los socios rodean a Jérôme Collura,
(sosteniendo la foto del Padre Prévost),
quien compartió sus pensamientos con ellos
sobre la espiritualidad del padre Eugène Prévost.

 

 

Muerte de una persona asociada

15.08.2019

Doña Simone Zami falleció el 20 de septiembre de 2018 en Saint-Gildas-des-Bois (Loira Atlántico, Francia). Nacida como Simone Couton el 7 de junio de 1931 en Bernay-en-Brie (Seine-et-Marne), era viuda de Serge Zami y madre de tres hijos.

Simone Couton comenzó su postulantado como Oblata de Betania en Hanneucourt (cerca de París) en febrero de 1957, pero rápidamente discernió que la vida religiosa no era su vocación. Sin embargo, siempre permaneció cercana a la congregación y colaboró ​​​​en Béthanie Marie-Thérèse, una casa de retiro para sacerdotes de la diócesis de París. Durante varios años participó en la pastoral de los funerales y de la preparación al catecumenado, y ayudó en el mantenimiento de los manteles, albas, etc., de la catedral basílica de Saint-Denis. Según su hijo Sylvain, “guardaba en su corazón el tiempo que pasó en su congregación religiosa, donde puso su juventud al servicio del Señor”.

 

 

Actividades de las personas asociadas.
Reunión del 28 de abril de 2019

El primer encuentro de personas asociadas a la Obra del Padre Eugène Prévost se celebró el 28 de abril de 2019 en la casa parroquial de la iglesia Saint-Zotique, en Montreal. En esta ocasión, Claude Auger presentó una reflexión sobre el pensamiento y las realizaciones del padre Prévost en relación con los sacerdotes en dificultades y los medios para actualizar su espiritualidad hoy.

En relación con este tema, aquí hay una oración: Oración y penitencia por las víctimas de abusos en la Iglesia, distribuido por la Comunidad Chemin Neuf.

Cualquier persona interesada, incluso sin ser miembro de la asociación, está invitada a las reuniones. ¡Bienvenido!

 

 

Reunión del 14 de octubre de 2018

15.05.2019

Asociados y amigos de la Fraternidad Sacerdotal se reunieron para el último encuentro de 2018. En esta ocasión, Claude Auger presentó un recorrido visual “Tras las huellas del Padre Prévost en Francia y Bélgica”. Tras un viaje a Europa el verano pasado, el Sr. Auger pudo visitar en estos dos países los lugares donde vivió Eugène Prévost: el noviciado de los religiosos del Santísimo Sacramento en Bruselas, la capilla del Corpus Christi en París, el castillo de Sarcelles, así como así como las diferentes casas de la Fraternidad Sacerdotal y de las Oblatas de Betania en el siglo XVII.e distrito de París.

Este paseo turístico permitió también profundizar en algunos aspectos de la espiritualidad del padre Prévost: su amor por la Eucaristía; su devoción a San Pedro-Julien Eymard, fundador de los religiosos del Santísimo Sacramento; su vocación al servicio de los sacerdotes. La tarde terminó con un período de preguntas y discusiones.

 

 

Reunión del 25 de agosto de 2018

15.03.2019

Un día soleado fuimos a la casa de Pointe-du-Lac para conmemorar el aniversario del nacimiento del fundador, el padre Eugène Prévost, acompañados por miembros de las Congregaciones de la Fraternidad Sacerdotal y de las Hermanas Oblatas de Betania. Destaquemos la presencia del padre Jean-Paul Paré entre nosotros.

Después de la bienvenida y el recorrido por la casa, celebramos la misa del día con el recuerdo de los jubilares de ese día y la homilía. Después de la misa, dos nuevos asociados hicieron su acto de compromiso y los otros cuatro asociados renovaron su compromiso. El hermano Michel Lagrois dirigió esta parte de la celebración. También estuvieron presentes otras dos señoras, una de las cuales es asidua al Cenáculo desde hace más de 25 años. Nuestra hermosa familia espiritual está creciendo y esto es siempre una gracia que Dios nos da para perpetuar las obras del Padre Prévost.

A las 11 horas, una pequeña recepción precedió a la cena, animada por el compartir y los intercambios fraternos. Alrededor de las XNUMX:XNUMX visitamos y pasamos un tiempo de meditación en la capilla de Betania. Luego regresamos al Cenáculo y hablamos con algunos residentes, incluido el padre Clovis Trépanier, que era el maestro cantor.

Después, a las 14 horas, fuimos a orar ante la tumba del buen Padre Prévost. El padre Paré dirigió este momento de oración. Siempre es conmovedor encontrarnos en el cementerio comunitario de Pointe-du-Lac, donde descansan todas estas personas que dieron su vida a Dios a través de las obras del padre Prévost. Este día llenó nuestros corazones de alegría. ¡Gracias a Dios por las obras del Padre Prévost y de todos los miembros que las constituyen!

 

El hermano Michel Lagrois dirige la celebración
el compromiso de las personas asociadas,
rodeado para la ocasión por las Oblatas de Betania
y religiosos de la Fraternidad Sacerdotal.

 

En la capilla del Cenáculo,
Padre Elkin López, tesorero general,
y su hermano Michel Lagrois,
responsable de las personas asociadas,
rodean a los dos nuevos asociados,
Sra. Madeleine Poirier y Sra. Danielle Boudreault.

 

En la capilla de Betania en Pointe-du-Lac.

 

Preside el padre Jean-Paul Paré
el tiempo de oración
en el cementerio comunitario.

 

Personas asociadas, amigos,
hombres y mujeres religiosos que rodean
la tumba del fundador,
el Siervo de Dios Eugène Prévost.

 

 

Reunión del 9 de septiembre de 2018

15.03.2019

Con gran atención escuchamos al padre Jean-Paul Paré, cfs, hablarnos sobre el valor del sacerdocio y de la Santa Misa que, lamentablemente, a menudo pasa desapercibida para nuestro entendimiento. El Padre Paré también nos habló de la misión de quienes están asociados a las Obras del Padre Eugène Prévost. En este encuentro estuvieron presentes cinco asociados y dos hermanos de la Fraternidad Sacerdotal.

El corazón de este encuentro fue hacernos meditar más sobre la grandeza de la obra sacerdotal del Padre Prévost. El sacerdocio es ni más ni menos el camino para que Cristo permanezca con nosotros en este mundo a través de sus sacerdotes, a imagen del “primer sacerdote” que fue María al acoger a Jesús en su seno. Hay dos sacerdocios distintos: bautismal y ministerial. Para concluir la entrevista, el padre Paré habló sobre el papel de los asociados dentro de las dos obras del padre Prévost y en la Iglesia.

Como de costumbre, terminamos esta reunión con discusiones muy agradables en torno a un refrigerio.

Resúmenes escritos por Manon Bissonnette, asociada.

 

 

Actividades de las personas asociadas.

01.10.2018

Personas asociadas a la Obra del Padre Eugène Prévost se reunieron el 8 de abril de 2018 para su primera actividad del año. En esta ocasión, Claude Auger, investigador de la Causa del padre Eugène Prévost desde hace más de quince años, compartió con ellos una reflexión sobre la oración por los sacerdotes en la situación actual de la Iglesia y de la sociedad.

 

Foto del grupo de personas asociadas.
miembros circundantes de la
La fraternidad sacerdotal y el orador.

 

 

Reunión del 3 de junio de 2018

01.10.2018

Durante su segundo encuentro, el 3 de junio, el padre Damián Bokassa, párroco de las parroquias Bienheureuse-Marie-Anne-Blondin y Saint-Charles-Borromée, compartió con los asociados lo que había aprendido de la biografía del padre Prévost, escrita por el padre Georges Lapointe. Primero habló de la infancia de Eugène Prévost: un niño inquieto y disipado, pero que no había cometido ningún pecado mortal; El llamado de Dios estaba ahí pero él aún no lo captó. Posteriormente, este niño se calmó y se hizo sacerdote. Evidentemente, una de las grandes virtudes del padre Prévost fue su lealtad inquebrantable en los momentos difíciles. El padre Bokossa cree que todos los sacerdotes deberían leer este libro, porque el padre Eugène Prévost sigue siendo un modelo y una inspiración para todos sus colegas en el sacerdocio.

Acompañado de guitarra
por el Padre Elkin López, tesorero general,
gente asociada canta
el amor de Dios a través de
una canción en español.

 

Durante la reunión, el hermano Marco Aurelio, de Colombia, hizo una breve presentación sobre su trabajo con los asociados de Bogotá, Colombia. Su primer encuentro se centró principalmente en el catecismo de la Iglesia católica. Posteriormente presentó la espiritualidad del padre Prévost. Su testimonio fue muy apreciado por todos los miembros.

 

 

Actividades de las personas asociadas.

15.03.2018

Personas asociadas a la Obra del Padre Eugène Prévost se reunieron el domingo 15 de octubre de 2017 para la última actividad del año. Estuvo presente el padre Adrián Fonseca, superior general de la Fraternidad Sacerdotal, así como miembros de su consejo. Con el hermano Michel Lagrois, responsable de los asociados, el padre Adrian dirigió este encuentro. En una carta circular dirigida a los miembros de la Fraternidad, recordó la experiencia de Sarcelles, fundamental en la vida y en la obra del padre Prévost, cuando comprendió que Jesús le pedía fundar nuevas congregaciones religiosas en la Iglesia para llegar a la ayuda del clero. El padre Adrián también recordó la importancia de orar por los sacerdotes en unión con los religiosos de la Fraternidad y las monjas oblatas de Betania.

 

LA FRATERNIDAD SACERDOTAL
al frente, hermano Libardo Ramírez, secretario,
a la derecha, el padre Adrián Fonseca, superior general,
a la izquierda, el Padre Elkin Darío López, tesorero general,
Detrás, el hermano Michel Lagrois, responsable de los asociados.

 

 

Capítulo General de la Fraternidad Sacerdotal

15.03.2018

El pasado mes de abril los religiosos de la Fraternidad Sacerdotal celebraron su Capítulo General. En esta ocasión se eligió un nuevo Consejo General: el Padre Adrián Fonseca, Superior General; Padre Guillermo Javier, asistente; Padre Elkin Darío López, tesorero; hermano Libardo Ramírez, secretario. Si el número de religiosos en Canadá disminuye, en Colombia aumenta; La composición del nuevo Consejo refleja claramente este cambio demográfico. Los capitulares rindieron homenaje al padre Bruno Hamel, que se tomará un merecido descanso después de haber sido superior general en dos ocasiones, de 1966 a 1981 y luego de 2005 a 2017.

 

 

Celebración comunitaria

15.03.2018

El 21 de noviembre de 2016 fue un gran día de acción de gracias en unión con nuestra querida Hna. Blanca Alicia, quien cumple 25 años.e aniversario de profesión religiosa, y a las postulantes Angélica y Diana que ingresan al noviciado. La ceremonia tuvo lugar en la Catedral de Garagoa, Colombia, presidida por el Obispo M.gr Huertas acompañado de varios sacerdotes. Sor Blanca Alicia está feliz de estar en compañía de su madre y de todos sus hermanos, sobrinos y amigos. Fue una celebración muy hermosa. Después de la Eucaristía, todos están invitados al convento para la comida festiva que han preparado sor Ana Sofía Toro y sor María Carmenza. Todo está bien organizado para dar cabida a más de doscientas personas.

 

FOTO I
Sor Blanca Alicia renueva sus votos
después de veinticinco años de profesión religiosa.

 

FOTO II
Sor Blanca Alicia con su madre.

 

FOTO III
El Obispo de Garagoa, M.gr José Vicente Huertas,
rodeado de Oblatas de Colombia,
incluyendo el jubileo y las dos nuevas novicias,
María Angélica Bermeo Chávarro y Diana Patricia Atehortua.
A la derecha de Mgr Vargas, Sor Bernarda, superiora general.

 

 

El Capítulo General de las Oblatas de Betania

15.01.2018

Del 8 al 19 de septiembre de 2016 se celebró en la Casa General de Quebec el Capítulo General de la Congregación de las Oblatas de Betania. Asistieron doce monjas, miembros del Consejo General y representantes de las diferentes comunidades.

La jornada del 9 de septiembre fue presentada por Mgr Yvon-Joseph Moreau, obispo de La Pocatière. Desarrolló un aspecto del tema de reflexión: Amar es darlo todo y darse uno mismo. Reconocemos la famosa frase de Santa Teresa del Niño Jesús en su poema “Por qué te amo, oh María”. En su primera conferencia, Mgr Moreau insistió en la experiencia espiritual previa a la donación de sí; en el segundo, sobre los cuatro niveles de la adoración eucarística. Apoyándose en la Palabra de Dios, en el Catecismo de la Iglesia Católica y en las recomendaciones del padre fundador, los capitulares continuaron reflexionando sobre el texto propuesto para profundizar en un tema tan rico y tan coherente con el espíritu de la congregación.

El Capítulo recomendó que las monjas dieran a conocer mejor los escritos del fundador a los Amigos y Asociados de la congregación. Su Causa de beatificación se considera hoy una obra de evangelización que todos deben tomar en serio mediante la oración y, si es necesario, mediante la colaboración. Sor Suzanne Allard, vicepostuladora, vino a informar a los capitulares de los procedimientos en curso en la Congregación para las Causas de los Santos.

El 15 de septiembre, el cardenal Gérald-Cyprien Lacroix presidió la elección del superior general. El padre Marcel Caron, moderador, contó los votos con la colaboración de dos monjas escrutadoras. El cardenal anunció el resultado: Santa Bernarda Cárdenas fue elegida superiora general para un segundo mandato de cinco años.

El 16 de septiembre, el moderador presidió la elección de los tres consejeros generales. Luego fueron elegidas: sor Ana Sofía Toro, asistente general; S. Marielle Chrétien, secretaria general; Sor Carmenza Mendoza, ecónoma general.

El Capítulo se desarrolló en una hermosa unión fraterna. Probablemente sea la última vez que se celebrará en Quebec. De hecho, se decidió que el próximo se celebrará en Colombia, dado que dentro de cinco años el Consejo General estará formado por Oblatas de origen colombiano.

“Las asambleas tuvieron lugar en la sala donde se guarda la reliquia emblemática del corazón de nuestro fundador, el padre Prévost. Sentimos su protección. Su buena memoria nos estimuló a considerar la importancia de vivir la propia espiritualidad con más fervor y celo para darla a conocer a las personas que nos frecuentan. »

S. Marielle Chrétien, c.o.b.

 

 

 

FOTO I
De izquierda a derecha :
sor María Carmenza Mendoza, ecónoma general;
Sor Bernarda Cárdenas, superiora general;
sor Ana Sofía Toro, asistente general;
Sor Marielle Chrétien, secretaria general.

 

FOTO II
Los doce miembros del Capítulo General celebrado en Quebec
del 8 al 19 de septiembre de 2016.
el padre Marcel Caron, director general del Instituto Pío X;
Sor Bernarda C., superiora general, centro;
Ginette Tourville, secretaria del capítulo general.

 

 

Personas asociadas: próxima actividad y testimonio

15.01.2018

El 4 de junio, un grupo de ocho asociados se reunieron en Montreal para orar, adorar y compartir en torno al tema de los actos de amor, una práctica muy querida por el padre Eugène Prévost. También destacamos el aniversario de la ordenación sacerdotal del fundador.

La próxima reunión de asociados tendrá lugar el domingo 15 de octubre de 2017, a las 14 horas, en la Fraternidad Sacerdotal (4565, rue Notre-Dame Ouest, Montreal, presbiterio de la iglesia Saint-Zotique).

Para obtener más información, póngase en contacto con el hermano Michel Lagrois, cfs:
michellagrois43@yahoo.ca

 

 

 

Actividades asociadas

26.07.2017

¡Están pasando cosas en Montreal!

Desde principios de 2017, personas asociadas a la Obra del Padre Eugène Prévost en la región de Montreal han tenido la oportunidad de encontrarse en algunas ocasiones. El 17 de febrero se conmemora el aniversario del encuentro del padre Prévost con el Papa León XIII. En esta ocasión, se celebraron dos encuentros en el Cénacle Saint-Pie X de Montreal. El hermano Michel Lagrois, líder del grupo, recordó el encuentro del padre con el Papa y la entrega del rescripto fundacional, y dirigió un momento de oración inspirado en las meditaciones del padre Prévost. A esto siguió una celebración eucarística, un momento de adoración al Santísimo Sacramento y una comida festiva. Una gran oportunidad para agradecer todo el bien realizado por el fundador y sus dos congregaciones religiosas, la Fraternidad Sacerdotal y las Oblatas de Betania. El miércoles de ceniza, 1er En marzo, algunos asociados participaron en la Eucaristía en la iglesia de Saint-Zotique.

El 12 de marzo tuvo lugar la peregrinación anual de los asociados al Oratorio de San José. En la Eucaristía participaron cinco asociados y algunos amigos muy cercanos del grupo, nueve personas en total. Integrantes del grupo llevaron las ofrendas durante la celebración. Después de la misa, un asociado, Jérôme Collura, firmó su acta de compromiso, y un asociado de la región de Gatineau, Jean-Marie Prévost, vino a saludar al grupo.

 

Parte del grupo en entrenamiento.
a la Fraternidad Sacerdotal, febrero de 2017.

 

Padre François Breton, cfs,
Misa del Miércoles de Ceniza,
Iglesia de Saint-Zotique, marzo de 2017.

 

Oratorio San José de Montreal, marzo de 2017,
hermano Michel Lagrois, cfs, responsable,
con dos socios,
Jérôme Collura y Jean-Marie Prévost.

 

Desde diciembre de 2016, el directivo lidera reuniones de formación para un pequeño grupo de futuros asociados. Este grupo podría acompañar al hermano Michel en sus visitas a los sacerdotes ancianos, además de participar en las reuniones periódicas.

El hermano Michel participará en el Capítulo General de la Fraternidad Sacerdotal, como delegado electo. Este Capítulo se celebrará del 17 al 29 de abril; esta será una oportunidad para que la congregación desarrolle un plan para el futuro, así como para elegir miembros del consejo general. Un encuentro importante, por el que los asociados, así como todos los Amigos de Betania, están invitados a orar.

 

 

Actividades asociadas

28.04.2017

Personas vinculadas a la Obra del Padre Eugène Prévost se reúnen en Montreal. Como cada año, para 2017 están previstos tres encuentros: el domingo 12 de marzo, el 4 de junio y el 15 de octubre.

El encuentro del 12 de marzo tendrá lugar en el Oratorio de San José; Los asociados, así como todas las personas interesadas, podrán participar en la celebración eucarística durante la novena a San José, patrón principal de nuestro país así como uno de los patronos elegidos por el Padre Prévost para sus congregaciones de la Fraternidad Sacerdotal y las Oblatas de Betania. Los detalles sobre esta celebración, así como las reuniones posteriores, se darán a conocer lo antes posible.

 

Oratorio San José de Montreal.

 

Las reuniones de junio y octubre tendrán lugar el domingo, a las 14 horas; normalmente se celebran en la Fraternidad Sacerdotale (4565, rue Notre-Dame Ouest, Montreal, presbiterio de la iglesia de Saint-Zotique).

 

Inauguración del espacio museístico Padre Eugène Prévost

28.04.2017

La Sociedad Histórica de Rivière-du-Nord, en colaboración con la comunidad oblata de Betania, inauguró oficialmente el espacio museístico Père Eugène Prévost el 1 de agosto en la catedral de Saint-Jérôme. Este proyecto es la culminación de un sueño de las Oblatas de Betania que ven honrada la memoria de su padre fundador en su ciudad natal el día de su 70e aniversario de la muerte.

Nacido en Saint-Jérôme en 1860, Eugène Prévost fundó dos congregaciones religiosas: la Fraternidad Sacerdotale, una comunidad masculina, y las Oblatas de Betania, una comunidad femenina. Su objetivo: ayudar a los miembros del clero, particularmente a aquellos que atraviesan dificultades de todo tipo, dejando un legado espiritual que glorifique a Jesús Sacerdote, fuente de todo sacerdocio. Esta exposición tiene como objetivo dar a conocer mejor al padre Prévost y su obra.

Proveniente de la famosa familia Prévost de Saint-Jérôme, cuyos miembros fueron apodados los Leones del Norte, el padre Eugène Prévost, desde muy joven, quiso ser santo y trabajó toda su vida en esta dirección. Apenas unos años después de su muerte se dieron los primeros pasos hacia su beatificación y canonización. Tras el juicio diocesano, la causa está siendo estudiada ahora en Roma por la Congregación para las Causas de los Santos.

Cabe señalar que esta exposición es fruto de una colaboración entre las Oblatas de Betania y la Sociedad Histórica de Rivière-du-Nord, así como la Fraternidad Sacerdotal y la parroquia de Saint-Jérôme que acepta acoger en la catedral esta espacio del museo. Toda la población está invitada a descubrir este lugar de memoria que incluye algunos documentos de archivo, así como objetos religiosos y la vida cotidiana del padre Eugène Prévost.

Adaptado de un comunicado de prensa de Linda Rivest, directora general y archivera de la Société d’histoire de la Rivière-du-Nord.

 

 

 

FOTO I
En la sacristía de la catedral, el altar es el que había en el oratorio de la Santa Faz,
La capilla privada de la familia Prévost se trasladó posteriormente a Pointe-du-Lac.
Reconocemos el cuadro dibujado por Céline Martin, hermana de Santa Teresa del Niño Jesús,
que el Padre Prévost había distribuido tanto en Francia como en Canadá.
© Foto: Denise Morneau

 

FOTO II
Una vitrina reúne objetos cotidianos del padre Prévost,
en particular su sotana y sus vestimentas sacerdotales, vasos sagrados que le pertenecían,
fotos familiares (estante lateral), su rosario, sus gafas…
© Foto: Denise Morneau

 

FOTO III
Sor Marielle Chrétien, c.o.b, rodeada de miembros de la familia del padre Prévost,
en particular su sobrina Thérèse Prévost-Masson (cuarta) y su sobrino Eugène Prévost
acompañado de su esposa Madeleine Léonard-Prévost (quinto y sexto).
© Foto: Denise Morneau

Más fotos en el sitio web de la diócesis de Saint-Jérôme:
Espacio museístico del Padre Eugène Prévost, diócesis de Saint Jérôme

 

 

Un guiño del padre Prévost

28.04.2017

El Vicario general de la diócesis de St-Jérôme y sacerdote de la catedral nos informa: “Esta mañana hemos tenido muchos daños por agua en la catedral. Los empleados vinieron a probar los aspersores y se rompió una tubería. El agua bajaba del techo muy, muy abundantemente. Todo cayó del lado del Espacio Museo del Padre Eugène Prévost que inauguramos el 1er el pasado agosto. La buena noticia es que el padre Prévost cuidó todos sus objetos: nada se ensució. Ni el maniquí con la casulla, ni las monturas, ni nada. El padre Prévost nos ayudó, otro pequeño milagro: durante la inundación, saqué todos los objetos por la ventana para ponerlos a cubierto, caminé sobre el agua que goteaba sobre nosotros, pero los objetos no recibieron nada. Lamento comunicarles esta triste noticia, pero lo bueno de esta situación es que volveremos a poner todo en su lugar lo antes posible. Demos gracias a Dios por su ayuda. » (Mgr Martín Tremblay)

 

Mgr Martín Tremblay,
Vicario general de la diócesis de St-Jérôme.

 

¡Una página de Facebook para el Padre Prévost!

28.04.2017

Desde hace varios meses ya existe. una página de Facebook dedicado al Siervo de Dios, el Padre Eugène Prévost. Bajo la responsabilidad de algunos miembros asociados, entre ellos su líder, el hermano Michel Lagrois, cfs, tiene como objetivo dar a conocer mejor al Padre Prévost y sus obras. También permite que los “amigos” de la página se comuniquen entre sí y se unan en oración. Está cordialmente invitado a visitarlo y enviar una solicitud de amistad.

 

 

Hace 70 años: el padre Eugène Prévost encontró a Jesús en el cielo

19.01.2017

A finales de mayo de 1946, la vida continuaba en Betania, con una atención constante al padre Eugenio, agobiado por el calor. ¡Qué provechosa sería para él una estancia en La Beuvrière! Pero el padre no consintió… hasta que, el 2 de julio, la Virgen de la Visitación sin duda lo animó a una repentina determinación. Esa misma tarde partirá hacia La Beuvrière, acompañado de su enfermero esencial, el hermano Liguori. La partida es bastante conmovedora. Llevado por sus hermanos en una pequeña camilla, el padre se detiene en la habitación de la Madre Teresa de Jesús, que aún no está autorizada a caminar, baja a la capilla donde las hermanas reunidas le cantan los himnos que ama. Luego, se detiene en el patio para bendecir a las hermanas antes de subir al coche. Él se va y ellos lo siguen con la mirada y la oración: “¿Volverán a verlo? »

 

Máscara de yeso del rostro del padre Prévost
realizado después de su muerte.

 

La casa parece desierta sin él. Pero saber, al día siguiente, que se siente en un “pequeño rincón del cielo”, alivia los arrepentimientos. Esa misma noche, una sorpresa se convierte en una feliz compensación. Béthanie tendrá una casa de verano donde las hermanas podrán pasar sus vacaciones y este lugar de descanso no será otro que el encantador lugar de La Beuvrière. La primera en ser convocada a este beneficio será la Madre Teresa de Jesús, en cuanto pueda desmontar y desplazarse en silla de ruedas. El 10 de julio estará en La Beuvrière (es decir, con el padre Eugène), donde cinco hermanitas se reunirán con ella al día siguiente. De semana en semana, la lista de las llamadas irá creciendo, a menudo para ayudar en el mantenimiento de la casa grande, pero también para dar a todas las hermanas el privilegio de acercarse al Padre Eugenio, especialmente a las recién llegadas de Canadá. […]

Y la espera continúa. El 31 de julio, se informa que el padre experimentó un martirio físico y moral... El padre vicario nunca lo abandonó. El día siguiente 1er Agosto de 1946, cuadragésimo sexto aniversario del día en que el Padre Prévost fue liberado de sus votos de religioso sacramental para dedicarse enteramente a su Obra sacerdotal, Cristo, Sacerdote y Víctima, viene a acoger a su amoroso discípulo. Faltan quince para las seis. Rodeado de sus hijos e hijas, los que están en La Beuvrière, el fundador puede cerrar los ojos y permanecer en silencio. Su obra está escrita, impresa en papel, en mentes y corazones. Su largo deseo se cumple. Lo había registrado en una de sus páginas: “Déjame contemplarte, oh Jesús, amado mío. Es hora de vernos sin sombra, de poseernos sin retorno y de amarnos sin fin. ¡Jesús! ¡Jesús solo! »

 


Extracto de Michelle GARCEAU, pfm, Dios hace el camino, páginas 331-333

 

Hace 100 años: el padre Prévost comienza su gran obra

Desde hacía mucho tiempo, el padre Prévost quería escribir sobre Jesús Sacerdote. Un período de descanso forzoso durante la Primera Guerra Mundial le permitió iniciar este gran proyecto. En febrero de 1916 se trasladó a Betania, donde la temperatura constante, necesaria para el buen funcionamiento de la imprenta, se adaptaba mejor a su reumatismo. El escribe Asesoramiento y marcadores. Luego, a principios de abril, empezó a escribir Jesús más conocido y más amado en su Sacerdocio. Terminó de escribir el primer volumen a mediados de abril, el segundo el 16 de mayo y el tercero a mediados de julio. El siguiente fue escrito en 1928, los dos últimos en 1934, y el conjunto fue impreso por las Oblatas entre 1918 y 1950 (el último volumen fue publicado póstumamente, cuatro años después de su muerte).

 

Jesús-Sacerdote y Víctima.

 

31 de octubre de 1916: “Casi paso por otro duelo muy sensible. El querido padre Darracq estaba al borde de la muerte, estaba administrado. […] Yo también estoy muy cansada, con frecuentes neuralgias en la cabeza, el corazón palpitante, debo tener cuidado, necesito aire limpio. Jesús es la gran cura para todo. »

En verdad, escribir sobre Jesús lo sanó. Señaló: “Este tema me deleita y me embriaga. Jesús y la Santísima Virgen asistidme. Escribo con el fluir de la pluma y permanezco en adoración todo el tiempo. Cualquier otro trabajo me cansa más que éste, aunque escribo desde la mañana hasta la noche. Leo lo que tengo que escribir como si lo tuviera ante los ojos de la mente y el corazón.

“Os confieso que a pesar de un sentimiento muy fuerte de mi miseria y de mi poco valor como escritor, ardo en el deseo de intentar revelar un poco más de Jesús en su Sacerdocio. Este tema me fascina. Es tanto nuestro llamado que confío humildemente en que Jesús me ayudará. Oren por mi trabajo. »

16 de mayo de 1917: “Terminé mi segundo volumen de “Jesús más conocido y más amado en su sacerdocio”. Sería demasiado feliz en la tierra si no hiciera nada más que eso. El alma perdida en Jesús es como una pequeña eternidad. Ya no tenemos noción del tiempo y ya no somos sensibles a nada de lo que sucede en la tierra. Vivimos a través del alma, el alma está arriba y parece habitar las regiones celestes. En unos días empezaré el 3.e parte. »

 


Extracto de Georges LAPOINTE, cfs, Padre Eugenio Prévost 1860-1946, páginas 268-270

 

 

Museólogos en la Casa General

En algunas ocasiones, durante tres meses, Pascal Fortier y Sandra Zapata vinieron a enumerar los recuerdos del Padre Prévost y de la congregación de las Oblatas de Betania, que como parte de sus estudios de museología, tuvieron que repasar la historia, el contexto, el comentarios anecdóticos sobre estos objetos. Tuvieron que limitarse a una cincuentena de objetos entre los varios centenares conservados en la Casa General, el Oasis y la Residencia Cardenal-Vachon, donde se encuentra el altar del M.grTarozzi y la imagen de Nuestra Señora del Buen Consejo. El 10 de diciembre hicieron una presentación de la comunidad, del fundador y de tres objetos de los 50 estudiados. Esta presentación contabilizó el 20% de su nota. En enero, los dos estudiantes entregarán una copia de sus apuntes, revisada y aprobada por sus profesores, para el futuro museo oblato. En esta investigación participaron cuatro comunidades de Quebec.

 

 

Una exposición sobre el padre Prévost en Saint-Jérôme

La parroquia natal del padre Eugène Prévost, Saint-Jérôme, al norte de Montreal, acogerá próximamente una exposición que reunirá recuerdos de su vida y su obra. De hecho, las Oblatas han donado a la diócesis de Saint-Jérôme varios objetos heredados del fundador: libros, imágenes, estatuas, objetos personales... Estos recuerdos serán expuestos en la catedral (parroquia donde el Padre Prévost fue bautizado en 1860), y la inauguración oficial tendrá lugar el día 1er Agosto de 2016, el día que marcará el 70e aniversario de la muerte del padre. Pronto habrá más detalles.

 

 

Una casa cambia de propósito

El pasado mes de mayo, el Oasis Marthe et Marie, residencia de sacerdotes, se convirtió en casa de la Familia Marie-Jeunesse. De 2003 a 2016, las Oblatas de Betania acogieron allí a sacerdotes, obispos, diáconos y seminaristas seculares y religiosos para estancias cortas. Uno de ellos, huésped habitual de la casa, expresó su agradecimiento en una carta dirigida a la actual superiora, sor Céline Trahan, cob.

 

El oasis de Marta y María.

 

 

Carta a la hermana Célile Trahan, c.o.b.

12 de Abril 2016

Querida hermana Céline,

Estas palabras pretenden ser una expresión de mi mayor gratitud por el trabajo del Oasis de Marthe y Marie. La alta calidad de la obra se debe en gran medida a vuestra familia religiosa, las Hermanas Oblatas de Betania, dignas hijas del buen Padre Prévost.

Un agradecimiento muy especial por vuestro testimonio religioso hecho de fervor en la oración, de alegría en los diversos servicios, en vuestra acogida fraterna y muy indulgente. ¿Qué pasa con el tiempo reservado cada día para hacer compañía a Jesús, para adorarlo, alabarlo, agradecerle e implorarle? Me has permitido vivir estos momentos de cielo que tienen el don de descansarme, de interiorizarme e incluso de darme impulso y dinamismo. Cada una de vuestras monjas que he conocido y apreciado mucho es y sigue siendo motivo de acción de gracias.

A ti, sor Céline, y a cada uno de tus compañeros, reitero mi gratitud y te aseguro mi oración sacerdotal diaria; gracias también por mantenerme en tu ferviente oración. El Señor sabe recompensaros cien veces más por lo que hacéis por nosotros sacerdotes, pobres pecadores salvados por el Resucitado.

En Jesús, Sacerdote y Pastor, os bendigo.
Con toda mi amistad, GD.

 

 

Noticias de la Causa y las congregaciones

22.01.2016

Todos los Amigos de Betania están invitados a dar gracias por el avance de la Causa de canonización del Padre Prévost y a pedir al Señor que guíe a las congregaciones religiosas que él fundó para hacer visible la misericordia de Jesús.

El 4 de febrero de 2016, la Congregación para las Causas de los Santos reconoció la validez jurídica de la investigación diocesana sobre la vida, las virtudes y la reputación de santidad del Siervo de Dios Eugène Prévost. Se trata de un paso importante en este enfoque que tanto nos interesa.

Las dos congregaciones fundadas por el padre Prévost se reunirán próximamente para celebrar su capítulo. Esta reunión, que reúne periódicamente a representantes de toda la comunidad, tiene como objetivo elegir a las personas que formarán el consejo general, así como orientar la vida y la acción de los religiosos. Las Oblatas de Betania se reunirán en Quebec del 9 al 20 de septiembre de 2016; los religiosos de la Fraternidad Sacerdotal, en Montreal, del 17 al 29 de abril de 2017.

 

 

El vicepostulador de la Causa del Padre Prévost nos escribe…

22.01.2016

La vicepostuladora de la Causa del Padre Prévost, sor Suzanne Allard, sasv, nos escribe: “Estoy en Roma desde el 7 de enero. Me estoy adaptando poco a poco a mi entorno, mi entorno físico pero también humano, el Pontificio Colegio Canadiense. Los sacerdotes residentes han regresado de las vacaciones de Navidad. En total son 26 sacerdotes o religiosos, la mayoría bastante jóvenes. ¡Es hermoso ver esto! Hay algunos de Quebec, de distintas provincias de Canadá, de California y hasta un joven colombiano de la Fraternidad Sacerdotal.

 

Sor Suzanne Allard, sasv

 

Comparto con ellos mis comidas, momentos muy animados en tres idiomas: inglés, francés e italiano. En la universidad tengo la suerte de poder participar en la misa diaria, que también se celebra en uno de los tres idiomas. Estudio en la Universidad Pontificia de Urbania, a 20 minutos caminando por una de las 7 colinas de Roma. Nuestro volumen de estudio tiene 527 páginas, todas en italiano. Continúo mejorando mis habilidades en este idioma, tomando clases privadas. Después de una presentación del cardenal prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, comenzamos la primera parte del curso, sobre la teología de la santidad y las virtudes. »

 

 

Hace 100 años: ¡Benedicto XV salva la Obra sacerdotal!

30.09.2015

El estallido de la Primera Guerra Mundial en 1914 trastornó muchas de las actividades del padre Eugène Prévost y de las congregaciones de la Fraternidad Sacerdotal y de las Oblatas de Betania. Las monjas tenían previsto abrir una pensión para sacerdotes, situada en Lourdes; está ocupada por el ejército, lo que compromete su apertura. También fue requisado el Cenáculo de Villiers-le-Bel y las revistas publicadas por el fundador, El Divino Crucificado (desde 1911) y El Sacerdocio (1914), deben cesar su publicación.

 

El Papa Benedicto XV toma
tener personalmente el expediente en la mano.

 

Pero este período difícil vería amenazada la existencia misma de la obra del Padre Prévost. A petición del Papa Pío X, el fundador abrió una casa en Roma. Este Cenáculo de Santa Teresa iba a ser utilizado para albergar a los sacerdotes en espera de juicio en el Santo Oficio; También se utilizó para rehabilitación sacerdotal y alojamiento para sacerdotes de paso. Comprada por el Santo Padre, la casa fue administrada por la Fraternidad Sacerdotal, bajo la responsabilidad del Santo Oficio. Esta doble responsabilidad conduce a malentendidos y dificultades; Además, la casa fue objeto de una campaña de difamación en los periódicos, que afectó a toda la obra del padre Prévost. Circulan rumores de que la Fraternidad y las Oblatas dejarán de existir. La muerte del Papa Pío X, amigo y protector del padre Prévost, el 20 de agosto de 1914, privó al fundador de su apoyo. En enero de 1915 se nombró un visitador apostólico y luego, en abril, el Santo Oficio decretó el cierre de la casa.

Pero el Papa Benedicto XV se hizo cargo personalmente del asunto y transmitió el expediente a la Secretaría de Estado; la intervención del Papa permitirá a la Santa Sede y a la Fraternidad Sacerdotal acordar los términos de su colaboración, permitiendo así mantener abierto el Cenáculo de Santa Teresa y que la Fraternidad Sacerdotal continúe su apostolado. La obra sacerdotal del padre Prévost podrá seguir floreciendo.

 

 

Actividades asociadas

El 13 de marzo de 2016, asociados, así como amigos de las congregaciones de la Fraternidad Sacerdotal y de las Oblatas de Betania, hicieron una peregrinación al Oratorio de San José, en Montreal.

 

Amigos y asociados en peregrinación al Oratorio de San José.

 

Los miembros de la Association aux Œuvres du Père Eugène Prévost, así como las personas interesadas, están cordialmente invitados a las próximas actividades de la Asociación:

5 junio 2016

Aniversario de ordenación del Padre Prévost; Culto comunitario y renovación de compromisos de las personas asociadas.

2 Octubre 2016

Adoración comunitaria, meditaciones del padre Eugène Prévost.

 

 

Novedades de 2014: ¡un año de viajes!

30.09.2015

El año pasado las dos congregaciones fundadas por el padre Eugène Prévost vivieron una experiencia de conmoción.

Los religiosos de la Fraternidad Sacerdotal, establecida en Claremont Street desde 1976, tuvieron que cerrar su casa de acogida para sacerdotes. En diciembre de 2014, se instalaron en la casa parroquial de la iglesia de Saint-Zotique, en la calle Notre-Dame Ouest, en el barrio de Saint-Henri. La residencia en Claremont Street se vendió en enero de 2015 a un promotor inmobiliario. Desde su nueva residencia, los religiosos de la Fraternidad continúan orando por los sacerdotes y colaborando con el clero de Montreal.

En cuanto a las Oblatas de Betania, también a finales de 2014 las monjas ancianas y enfermas abandonaron su casa en Sainte-Marie de Beauce. Allí residían desde 1967, luego de que las Hermanas Misioneras de la Inmaculada Concepción les cedieran generosamente la propiedad. Las Oblatas se han instalado en la Residencia Cardenal-Vachon, situada en el barrio de Beauport, en Quebec. En abril de 2015, el edificio Sainte-Marie fue vendido a la Sociedad Alzheimer Chaudière-Appalaches, que trasladará allí sus oficinas. La organización también quiere facilitar habitaciones para personas que padezcan la enfermedad u otros problemas cognitivos que se encuentren en una fase temprana o intermedia, y disponer de un centro de día y un alojamiento para cuidadores.

 

 

Actividades asociadas

30.09.2015

Después de un período de tranquilidad, provocado por el traslado de los religiosos de la Fraternidad Sacerdotal a Montreal, los Asociados a la Obra del Padre Eugenio Prévost retomaron sus actividades el pasado mes de marzo. Peregrinaron al Oratorio de San José, invocando en él al guardián del primer Sacerdote. En cuanto se organicen el resto de actividades del año, se anunciarán aquí.

 

Los Asociados se reunieron para orar.